Pedralbes y la Moncloa, los precedentes que fijan las bases de cómo abordar un «conflicto político»

C. Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Pedro Sánchez y Quim Torra, en el Palau de la Generalitat, antes de su reunión del 6 de febrero del 2020
Pedro Sánchez y Quim Torra, en el Palau de la Generalitat, antes de su reunión del 6 de febrero del 2020 Alberto Estévez

La de hoy por la tarde será formalmente la segunda reunión de la mesa de diálogo para la búsqueda de una salida a la cuestión catalana

15 sep 2021 . Actualizado a las 13:03 h.

La de hoy por la tarde será formalmente la segunda reunión de la mesa de diálogo para la búsqueda de una salida a la cuestión catalana, un cita que fue pactada por PSOE y ERC para favorecer la investidura de Pedro Sánchez. En el Govern, no obstante, la presentan como si fuera la primera, o al menos la que recomienza las conversaciones, pues la anterior fue con el Gobierno presidido por Quim Torra.

Antes hubo un encuentro que fue el germen de la mesa de diálogo, el que mantuvieron el Gobierno y la Generalitat en diciembre del 2019 en el palacio de Pedralbes de Barcelona, donde se reunieron dos delegaciones gubernamentales y pactaron un documento, llamado declaración de Pedralbes, que reconocía la existencia de un «conflicto sobre el futuro de Cataluña» y la necesidad de que este fuera abordado desde una «respuesta democrática en el marco de la seguridad jurídica». A la cita acudieron Pedro Sánchez y Quim Torra, que mantuvieron un encuentro, y con posterioridad se unieron brevemente al resto de las delegaciones, un formato que podría repetirse esta tarde. Por parte del Gobierno fueron Carmen Calvo y Meritxell Batet y en nombre del Govern, los entonces consejeros Pere Aragonès y Elsa Artadi.

De esa cita nació la llamada mesa de diálogo, que se reunió por primera vez en febrero del 2020. Fue en la Moncloa y en esa ocasión la delegación de la Generalitat no fue solo con consejeros del Ejecutivo catalán. Fueron Torra, Aragonès, Puigneró y Bosch, además de Artadi, Vilalta, Jové y Rius, que no formaban parte de la administración autonómica. A Pedro Sánchez le acompañaron los ministros Carmen Calvo, María Jesús Montero, Carolina Darias, Manuel Castells, Salvador Illa y José Luis Abalos.