Aragonés: «No renunciaré al referendo por el boicot del Gobierno a ampliar El Prat»

Cristian Reino BARCELONA /COLPISA

ESPAÑA

El presidente de la Generalitat este jueves
El presidente de la Generalitat este jueves Enric Fontcuberta | EFE

El presidente de la Generalitat niega la división interna, pide tiempo para un nuevo acuerdo, acusa al Gobierno de chantaje y asegura que la crisis política provocada por el aeropuerto no afecta al eventual apoyo de ERC a los PGE Barcelona

09 sep 2021 . Actualizado a las 14:08 h.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ha acusado este jueves al Gobierno de orquestar una «maniobra de chantaje y de presión» con la suspensión de la inversión en el aeropuerto de El Prat, días antes de la celebración de la reunión de la mesa de diálogo entre los dos ejecutivos. Pero Aragonés ha advertido a Pedro Sánchez, con quien no ha aclarado si ha hablado en las últimas horas, de que «no renunciará» a defender el derecho de autodeterminación y la amnistía en la mesa por el «boicot» de la administración central a ampliar el aeropuerto. A su juicio, el Gobierno intenta usar el anuncio de la suspensión de la inversión para añadir presión, pero a su juicio es una maniobra cortoplacista. «No aceptaremos ni la renuncia ni la derrota», ha avisado. «Forzaremos al Estado a una salida democrática», ha insistido, y la semana que viene empieza la negociación, ha rematado. Aragonés ha asegurado que no tiene confianza en el Gobierno, que éste ha demostrado que no tiene voluntad de diálogo y que actúa mediante al chantaje. Aun así, cree que la cuestión del aeropuerto no debe afectar a la mesa de diálogo y que el Govern irá aún con «más fuerza».

Aragonés ha negado divisiones internas en el seno de su Ejecutivo, a pesar de que las ha reconocido este jueves el vicepresidente Jordi Puigneró. Sí ve división, en cambio, en el Gobierno. Y ha recordado la visita de la vicepresidenta, Yolanda Díaz, al espacio de la Ricarda, junto a los alcaldes de El Prat y Barcelona, ambos de los comunes. Díaz se ha felicitado que el Gobierno haya paralizado la inversión. «Si ven y tocan este espacio es posible que cambien de opinión», ha dicho sobre sus compañeros en el Consejo de Ministros.

El anuncio del Gobierno de suspender la inversión de 1.700 millones en El Prat ha elevado la tensión entre la Moncloa y el Palau de la Generalitat y también en el seno del Govern. El presidente de la Generalitat no da por perdida la inversión y ha llamado al Gobierno a buscar una solución de consenso. Eso sí, ha advertido de que no aceptará el chantaje que a su juicio le pone la Moncloa sobre la mesa para tener que elegir entre progreso económico o preservación del medioambiente. «No tienen voluntad de diálogo: o aceptamos su proyecto o nada», ha señalado.