Los ataques entre los partidos independentistas debilitan a Pere Aragonès en la mesa de diálogo

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès Quique Garcia | EFE

Torra asegura que ese foro no va a ningún lado y Borràs lo calificó de «producto de márketing»

03 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El presidente del Gobierno catalán tiene que lidiar con una fuerte resistencia interna de sectores independentistas que tratan de dinamitar el diálogo con el Ejecutivo central para llevarse por delante al republicano. Los ataques contra la mesa son diarios por parte de algunos de los primeros espadas de Junts, la formación de Puigdemont con la que Aragonès comparte Ejecutivo, de la CUP o de la ANC.

Los últimos en sumarse a la campaña de los posconvergentes contra la mesa han sido el expresidente Quim Torra, que cada vez que reaparece aprovecha para cobrarse su venganza contra los republicanos, y Laura Borràs, presidenta del Parlamento autonómico, que ni intenta mantener la neutralidad institucional. 

«Alucinación colectiva»

Torra dijo que la mesa no va a ningún lugar, que Aragonès no tiene fuerza si no amenaza con la vía unilateral y que nunca habrá un referendo pactado, ni en el 2030 ni en el 2080. Borràs calificó las conversaciones entre el Gobierno central y el catalán como una «alucinación colectiva» y un «producto de márketing».