Crimen en Tarragona: de una infracción vial al hallazgo de una mano en un maletero

Iria Juiz / M. L. REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

Imagen de archivo de un coche de los Mossos
Imagen de archivo de un coche de los Mossos David Borrat

Ya son seis los detenidos en relación al asesinato de un marroquí

01 sep 2021 . Actualizado a las 19:15 h.

Lo que comenzó siendo una simple infracción de tráfico llevó el pasado jueves 26 a la Guardia Urbana de Tarragona a destapar una macabra historia, cuya investigación sigue hoy bajo secreto de sumario. Los agentes, en un control rutinario, dieron el alto a un vehículo que circulaba en sentido contrario al estipulado en la calle Jaume I, y, tras conocer que los tres ocupantes del coche contaban con antecedentes policiales, procedieron al registro del vehículo. En el maletero encontraron la conexión entre lo que podrían llegar a ser dos crímenes paralelos y acabó convirtiéndose en una única línea de investigación. Una mano seccionada, que, según algunos testimonios, cayó al suelo llegando a ser vista por la patrulla, fue identificada como perteneciente al cuerpo de un marroquí encontrado dos días más tarde sin vida y con signos de violencia en el canal de la derecha del Ebro, en San Jaime de Enveija (Montsiá), a unos 80 kilómetros de la capital tarraconense. A partir de ese momento, fueron los Mossos d'Esquadra los que se hicieron cargo de las tres personas que viajaban en el vehículo, siendo el conductor, un varón de 44 años, el primer detenido esa misma madrugada. Poco después otro hombre de 57 años fue arrestado y, al día siguiente, cayó la supuesta tercera homicida, una mujer de 54. 

Descuartizado

Según el Diari de Tarragona, el macabro suceso fue cometido en un chalé del Camí de Viladegats, desde donde habrían trasladado en un coche el cuerpo descuartizado hasta el canal del Ebro. Los agentes registraron el domicilio, donde hallaron restos de sangre en el suelo de una habitación, posiblemente donde se cometió el crimen.

Fue el domingo por la mañana cuando el Juzgado de Instrucción número 2 de Tarragona en funciones de guardia decretó prisión incomunicada y sin fianza para estos tres detenidos por su presunta implicación en el asesinato, al parecer, por una deuda relacionada con drogas.