Aragonès fija el 2030 como límite para la celebración de un referendo secesionista

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Jóvenes de la localidad barcelonesa de Arenys de Mar bendicen con agua perfumada al presidente Pere Aragonès durante una fiesta el pasado 16 de agosto
Jóvenes de la localidad barcelonesa de Arenys de Mar bendicen con agua perfumada al presidente Pere Aragonès durante una fiesta el pasado 16 de agosto Quique Garcia | EFE

«No concibo una reunión en la que no esté Sánchez», dice sobre la mesa de diálogo

31 ago 2021 . Actualizado a las 16:24 h.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, presiona al Gobierno días antes de la reunión de la mesa de diálogo, prevista para la tercera semana de septiembre, y dos semanas antes de la Diada del 11S, que este año se presenta más desmovilizada. Por primera vez desde su investidura, Aragonès ha fijado una fecha concreta a su objetivo de celebrar un referendo sobre la independencia. En una entrevista en TV3, el dirigente se ha propuesto que los catalanes puedan votar sobre la independencia antes del 2030. De tal manera, ha señalado, que para los Juegos Olímpicos de ese año, que podrían tener lugar entre Barcelona y los Pirineos, la delegación catalana pueda desfilar con bandera propia.

Aragonès había evitado hasta la fecha establecer límites temporales a la reivindicación de un referendo, que volverá a poner sobre la mesa en la próxima reunión con el Gobierno central. El jefe del Ejecutivo catalán ha anunciado que la Administración central y la catalana trabajan en dos fechas para la celebración de la mesa de diálogo en la tercera semana de septiembre. No ha dicho cuáles, pero sí ha dejado claro que «no concibe» la ausencia de Pedro Sánchez en el encuentro. «No lo entendería», ha avisado.

Aragonès continúa presionando a Sánchez para que acuda a la reunión de la mesa para buscar una solución a la cuestión territorial. El Gobierno no ha confirmado aún su asistencia. «Si nos creemos que sirve para resolver el conflicto, hay que darle el máximo de relevancia», ha afirmado. En principio, la delegación catalana solo contará con miembros de la Generalitat: el presidente y consejeros. Y no otros actores, como el presidente de ERC, Oriol Junqueras, como se especuló en un primer momento.