El juez del caso Villarejo no logra identificar el teléfono de Mariano Rajoy

Mateo Balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El excomisario de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo
El excomisario de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo

Las operadoras no guardan registros del 2013, fecha de los mensajes

26 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde que quedó en libertad provisional en marzo, tras pasar tres años y medio en prisión, José Manuel Villarejo avanzó que su dos premisas serían «poder hablar y defenderse». En estos meses, en los que se ha dedicado a bucear en el macro sumario de la operación Tándem, el comisario jubilado reivindica su derecho de defensa y lanza mensajes a sus antiguos clientes, colaboradores y fuentes de mesa y mantel.

Villarejo busca poner a prueba sus lealtades pasadas. Desde que el juzgado comenzó a desnudar a finales del 2017 sus lucrativas actividades parapoliciales todo ha ido cuesta abajo. Unos trabajos, por otra parte, que ya destaparon años antes los investigadores del caso del Pequeño Nicolás. Unos agentes de Asuntos Internos que fueron depurados por la cúpula policial más próxima al «agente encubierto». A sus 69 años, con un horizonte procesal oscuro, Villarejo elige en libertad a sus piezas según los acontecimientos. 

Presión

La operación Kitchen, el espionaje «ilegal» a Luis Bárcenas para recuperar documentos sensibles para el PP, según el juez Manuel García Castellón, está demostrando la delgada línea roja que separa la estrategia de los políticos y de los policías investigados en esta pieza separada. El comisario jubilado no ha tenido reparos en endosar a los exdirigentes populares la autoría intelectual del dispositivo. Y ha marcado en la lista a Mariano Rajoy.