«No es ninguna contaminación, ni puerta giratoria», dice Campo, exministro de Justicia, en su regreso a la Audiencia Nacional

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

La nueva ministra de Justicia, Pilar Llop, recibe la cartera ministerial de manos de su antecesor, Juan Carlos Campo
La nueva ministra de Justicia, Pilar Llop, recibe la cartera ministerial de manos de su antecesor, Juan Carlos Campo Eduardo ParraEuropapress

Asegura que desconoce las razones por las que Pedro Sánchez lo cesó en la crisis de Gobierno

22 jul 2021 . Actualizado a las 15:41 h.

El ex ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha salido al paso de los recelos que pueda generar su regreso a la Audiencia Nacional tras ser cesado por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. En una entrevista concedida a Europa Press, manifiesta que «volver al puesto de trabajo al que accediste hace 34 años no es ninguna contaminación ni ninguna puerta giratoria, es una vuelta a tu profesión».

Según Campo, su condición de exministro de Justicia no supondrá ningún problema porque en la propia ley se establece su obligación de abstenerse de todos los procedimientos «en los que estén los partidos o los representantes de los partidos», por lo que la situación no le genera ningún problema. «Y después están los mecanismos tradicionales de abstención y recusación, son mecanismos que están ahí», añade.

Para el ahora juez en activo, lo importante es que la Audiencia Nacional, y concretamente la Sala de lo Penal de la que formará parte, es un órgano en el que las decisiones se adoptan de forma colegiada, «y no cabe la influencia de nadie salvo la jurídica».

«En ese sentido tengo la tranquilidad absoluta de que no voy a meter tensión a mis compañeros ni ellos a mí, porque somos conscientes de que la ley es clarísima sobre este particular y no hay ningún problema», añade, para subrayar que su plaza en la Audiencia Nacional es «de puro escalafón», por concurso en el que ha accedido por ser el más antiguo en solicitarla.

Según Campo «hay que enviar un mensaje de tranquilidad» ya que la Justicia es lo suficientemente fuerte para que su regreso no suponga ningún tipo de perturbación. «Hay mecanismos de fácil aplicación para evitar no ya la pérdida de imparcialidad sino también la percepción de esa pérdida, que es un elemento a cuidar», insiste.

Por ello, concluye que es importante explicar que «alguien que ha estado en la política no llega contaminado» a un órgano judicial, y que lo que hay que hacer es vertebrar un sistema para que la ciudadanía confíe en la independencia. Por su parte, afirma haber sido recibido con «calidez» tanto por el presidente de la Audiencia Nacional como por la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel y el presidente de su sección, Alfonso Guevara. «Así todo es fácil», afirma.

Preguntado acerca de las razones de su cese como ministro de Justicia, Campo ha asegurado que las desconoce. «Lo que sí he visto (es) la manifestación del presidente en orden a lo que es lo verdaderamente importante: pegarle un cambio al Gobierno en un momento de impulso y de reconstrucción del país», manifiesta, asumiendo que en esta coyuntura Pedro Sánchez «entiende que unas personas concretas son las que están más capacitadas para afrontar el nuevo reto país».

En cualquier caso, considera que «no hay que preocuparse mucho» por los motivos, porque desde que se llega al Gobierno se tiene que ser consciente de que «quien tiene la competencia otorga la confianza y, con la misma legitimidad, la retira». «Yo solo tengo palabras de agradecimiento para el presidente», asevera Campo, recalcando que ha sido «un honor» haber formado parte del Ejecutivo. Dar vueltas a por qué se acaba «solo te puede conducir a la melancolía», ha zanjado.