Unidas Podemos se debilita en el nuevo Ejecutivo de coalición, aunque mantiene sus cinco carteras

R. GORRIARÁN MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz Alberto Ortega

El fortalecimiento de figuras como Nadia Calviño y María Jesús Montero resta peso a los morados

12 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Podemos mantiene las cinco carteras con sus competencias intactas pero su capacidad de influencia se resiente por el fortalecimiento de figuras como Nadia Calviño o María Jesús Montero, con las que mantiene una tensa relación, y las salidas de Abalos o Iván Redondo, con los que había alcanzado cierta sintonía. Si la cohabitación era difícil antes de la remodelación no se prevé que vaya a mejorar después.

Pedro Sánchez informó este viernes a Yolanda Díaz de que la crisis que le había anunciado se iba a materializar 24 horas después. No le dio nombres ni le detalló los ministerios afectados. El presidente del Gobierno tampoco solicitó a la ahora vicepresidenta segunda cambios en la carteras de Unidas Podemos, en parte por no tensar más la cohabitación y en parte porque la reestructuración no iba a afectar al número de ministerios y, por tanto, no era necesario renegociar la presencia en el gabinete de los morados.

Sánchez, según fuentes de Podemos, tanteó a Díaz con la posibilidad de prescindir de una de sus cinco carteras a cambio de que el PSOE renunciara a dos de las suyas, pero la vicepresidenta descartó el trueque. Al no afectar la remodelación al socio minoritario, Sánchez ha abonado la idea, muy combatida por él mismo, de la coexistencia de dos gobiernos, dos reinos de taifas; uno, socialista, al que le afecta la crisis, y otro, de Unidas Podemos, inmune a las razones del presidente para mover el Consejo de Ministros. Pero Sánchez tenía prisa y no quería enredarse en una negociación que dilatara los cambios.