Fría visita de Junqueras a Puigdemont cuatro años después de su república fallida

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Junqueras y Puigdemont, hoy en Waterloo
Junqueras y Puigdemont, hoy en Waterloo

Los líderes del «procés» inician el deshielo en Waterloo, pero no sellan la paz

08 jul 2021 . Actualizado a las 06:18 h.

Los que fueron líderes indiscutidos del procés no se veían cara a cara desde el 27 de octubre del 2017. Aquel día comparecieron juntos ante el despacho del presidente de la Generalitat en el Parlamento catalán y leyeron un comunicado. Acababan de declarar la independencia de Cataluña. La imagen de ayer fue distinta. Carles Puigdemont y Oriol Junqueras juntos, en la escalinata de la llamada casa de la república en Waterloo, último vestigio que queda del 1-O, acompañados por Carme Forcadell y los exconsejeros Raül Romeva, Dolors Bassa, Meritxell Serret y Toni Comín y el rapero Valtonyc.

En las formas y en los prolegómenos de la cita quedó claro que las diferencias que les han separado estos cuatro años son enormes, aunque los protagonistas dicen que no son insalvables. Puigdemont no salió a recibir a Junqueras a las puertas de su residencia y no hubo comparecencia conjunta tras el encuentro. Compartieron eso sí mesa y mantel, en grupo, durante más de dos horas. No hubo reproches y sí buenas y cariñosas palabras, según trascendió. Pero discrepan hasta en el tratamiento. En la convocatoria de ERC, Puigdemont figura como presidente de Junts y no de la Generalitat, mientras que la nota del Consejo para la República sí se refería al «Molt Honorable President».

El republicano dijo a la salida que en el interior se habían abrazado. En el exterior, para la foto de familia, ni siquiera se dieron la mano. El exvicepresidente habló de un encuentro de tipo «personal», «especial», «agradable» y «emotivo», más que de contenido político. Según el líder de Esquerra, compartieron el compromiso de luchar contra la represión. Puigdemont ni siquiera salió a dar su versión. Pese a todo acordaron volver a verse.