Villarejo insiste en que informó a Rajoy durante meses del espionaje a Bárcenas, pero no aporta pruebas

Ramón Gorriarán MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su salida de la Audiencia Nacional este viernes tras declarar en la causa de Kitchen
El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su salida de la Audiencia Nacional este viernes tras declarar en la causa de Kitchen Alberto Ortega| EUROPA PRESS

Sostiene que para el expresidente la operación era «un problema de Estado» y que se comunicaba con él a través de dos teléfonos

03 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Mucha era la expectación creada por la nueva declaración del excomisario José Villarejo ante el juez tras los testimonios de Dolores de Cospedal y su marido, y, como otras veces, defraudó. Hizo un relato llamativo, lanzó acusaciones gruesas, pero no aportó pruebas.

Parpusa (gorra madrileña) blanca en vez de la negra y sin parche en el ojo, Villarejo acudió ayer a la citación del juez Manuel García-Castellón dispuesto a alimentar una leyenda que se desmorona día a día por falta de sustento material. Afirmó, según su versión, que durante «varios meses» intercambió mensajes telefónicos con Mariano Rajoy sobre los avatares de la operación de espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas. Despachaba con él sin intermediarios porque el entonces presidente del Gobierno es «muy desconfiado» y prefería obviar la vía de su ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y de su secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

Rajoy también estaba interesado en recibir información de primera mano, prosiguió Villarejo, porque consideraba que la vigilancia a Bárcenas y su familia era «un problema de Estado» y, como tal, tenía «interés personal» en saber todos los detalles de la operación Kitchen. Una trama de espionaje organizada, según la investigación, desde Interior en el 2013 para lograr la información comprometedora para el PP que pudiera tener el extesorero.