Sánchez fía definitivamente la legislatura al avance en la negociación con la Generalitat

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, este miércoles, a su llegada al pleno del Congreso.
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, este miércoles, a su llegada al pleno del Congreso. EMILIO NARANJO

Los indultos y la mesa de diálogo pactada con Pere Aragonés cierran la puerta a la geometría variable y dejan la gobernabilidad en manos de ERC

01 jul 2021 . Actualizado a las 09:32 h.

La decisión de Pedro Sánchez de conceder el indulto a los presos del procés, su posterior reunión en la Moncloa con el presidente catalán, Pere Aragonés, y el debate de este miércoles en el Congreso consolidan definitivamente su apuesta de fiar su mayoría parlamentaria al mantenimiento del apoyo de ERC. Un paso arriesgado que supone condicionar la estabilidad de la legislatura a los avances en la mesa de negociación con la Generalitat a partir de septiembre. Avances que no dependen solo de ERC, sino también de JxCat e incluso de la CUP. Pero que, si se saldan con acuerdo, afianzarán la mayoría de la investidura.

FIn de la geometría

No hay mayoría alternativa. Los indultos y la reactivación de la mesa de negociación bilateral cierran definitivamente la puerta a la geometría variable en el Congreso por la que había apostado Sánchez y que puso en práctica en momentos puntuales como la quinta prórroga del estado de alarma, aprobada gracias a la suma de los votos de Ciudadanos y del PNV, junto a los partidos pequeños, y sin contar con el apoyo de ERC. Reunió entonces 177 votos a favor, uno por encima de la mayoría absoluta. Pero esa vía está ahora cegada.

ERC hace valer sus votos

Las advertencias de Rufián. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, dejó claro a Sánchez que a partir de ahora depende para todo de su partido. En el Gobierno cayó como un jarro de agua fría que tras los indultos Rufián le dijera a Sánchez que no los concedía por «valentía» sino por «necesidad». Este miércoles, ese desafío fue incluso más claro. Dijo que era cuestión de «matemáticas» y, frente a la negativa de Sánchez a cualquier referendo que implique la independencia, indicó que ya le han forzado a aprobar los indultos y es cuestión de «tiempo» que le obliguen a cambiar de opinión sobre la consulta si no quiere quedar en minoría.