Solo decenas de personas arropan a los indultados del «procés» antes de la recepción en la Generalitat

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

El rey Felipe VI con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau,  y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, este lunes en el Mobile World Congress
El rey Felipe VI con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, este lunes en el Mobile World Congress ALBERT GEA | REUTERS

Aragonès protagonizó un segundo desplante al rey en 24 horas al no recibirlo a su llegada al Mobile World Congress

29 jun 2021 . Actualizado a las 00:15 h.

Atrás queda la plaza de Sant Jaume repleta de independentistas ondeando esteladas frente al Palau de la Generalitat. Este lunes, cinco días después de salir de la cárcel, indultados por el Gobierno central, los nueve presos del procés solo fueron arropados por unas decenas de secesionistas antes de ser recibidos con «honores» por el Gobierno catalán y en el Parlamento autonómico, por haber estado dispuestos a ir a prisión «en nombre de Cataluña».

A pesar de que han sido excarcelados en virtud de una medida de gracia concedida por el Ejecutivo central y no gracias a que Cataluña ya es independiente, como decían cuando fueron condenados, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, los presentó como «víctimas de una injusticia» y como el referente de la lucha por la libertad. «Lo habéis dado todo» para que el pueblo de Cataluña pueda decidir su futuro, dijo el presidente de la Generalitat en un acto solemne en la sede del Gobierno catalán. Por esa razón cree que son un referente, obviando que se saltaron la ley y declararon la independencia contra más de la mitad de la población.

«No tenéis que pedir perdón por nada», les agradeció. «Algún día el Estado deberá pediros perdón», remató el vicepresidente, Jordi Puigneró, de Junts.