Un padre mata a su hijo en Valencia durante una discusión originada por las drogas

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Edificio del barrio de Cabanyal, en Valencia, donde se produjeron los hechos
Edificio del barrio de Cabanyal, en Valencia, donde se produjeron los hechos Biel Aliño | EFE

Lo golpeó con un objeto contundente en la cabeza y luego lo estranguló. El joven, de 21 años, tenía una orden de alejamiento sobre su progenitor

28 jun 2021 . Actualizado a las 15:52 h.

Un hombre de 52 años fue detenido acusado de matar a su hijo de 21, que tenía una orden de alejamiento sobre el padre, en el barrio valenciano del Cabanyal. Los hechos ocurrieron la noche del sábado al domingo, sobre la una de la madrugada. El hijo se presentó en la vivienda del padre y se inició una discusión que fue subiendo de tono y se produjo un enfrentamiento, en el que el progenitor habría golpeado al hijo con un objeto contundente en la cabeza y después lo habría estrangulado.

Según confesaría más tarde el progenitor, pese a ser consciente de lo sucedido, no habría llamado de inmediato a la policía, sino que le envió un mensaje por una aplicación del móvil a su expareja y madre del fallecido, en el que le decía que «ya está todo arreglado». La mujer, asustada, acudió al domicilio de su exmarido y fue entonces cuando descubrió que su hijo había muerto, momento en que avisó al servicio de emergencias 112, que envió al lugar coches patrulla de la Policía Nacional, así como una ambulancia del SAMU. Los primeros agentes que llegaron comprobaron que el chico yacía muerto en el suelo de la vivienda, así que pidieron la presencia del grupo de Homicidios y del equipo de inspecciones oculares de la Brigada de Policía Científica, y esposaron al padre, comunicándole que quedaba detenido por un homicidio en el ámbito de la violencia doméstica.

Los vecinos del hombre arrestado por el homicidio de su hijo se mostraron  consternados por los hechos y coincidieron en señalar a los abusos con las drogas del joven como detonante del incidente, durante el cual, según interpretan quienes le conocían, el padre debió perder el control, afectado por la conducta del hijo. «Siempre hemos tenido amistad, incluso ha estado a veces en mi casa para hablar del problema del chico que, con 21 años, creo que tenía un expediente propio de un delincuente de 40. Recibí una impresión muy fuerte al verle esposado, yo todavía no sabía lo que había pasado. Le pregunté, pero está muy afectado. En la estancia donde sucedió todo vimos un gran charco de sangre. He pasado la peor hora de mi vida», explicó a Efe el presidente de la comunidad de vecinos.