Aragonès comparte mesa con el rey y Sánchez días después de los indultos

Mercedes Lodeiro REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

Cena inaugural del Mobile World Congress de Barcelona
Cena inaugural del Mobile World Congress de Barcelona Francisco Gomez | EFE

El presidente catalán evita recibir a Felipe VI en el Mobile, pero después lo saluda

28 jun 2021 . Actualizado a las 11:26 h.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, saludó ayer al rey y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, poco antes de entrar en la sala de Fira de Barcelona donde se celebró la cena inaugural del Mobile World Congress. Se trata del primer encuentro entre los tres desde que el Consejo de Ministros aprobó los indultos a los presos del procés el martes, el monarca los firmó y fueron excarcelados el miércoles. Tras el recibimiento al rey -donde no estuvo el presidente de la Generalitat como gesto de distanciamiento con el jefe del Estado, pero sí Sánchez-, Aragonès coincidió con ambos ya en el interior, antes de entrar a la sala de la cena, informa Europa Press.

Entre Aragonès y Felipe VI hubo un saludo cordial y se dieron las buenas tardes. A Sánchez, el presidente de la Generalitat le recordó: «Nos vemos el martes», pues será recibido en la Moncloa. Después, compartieron mesa los tres con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y directivos del Mobile y de Fira.

Felipe VI y Pere Aragonès conversan, este domingo, antes de la cena inaugural del Mobile World Congress en Barcelona
Felipe VI y Pere Aragonès conversan, este domingo, antes de la cena inaugural del Mobile World Congress en Barcelona Francisco Gomez | EFE

En su intervención en el evento, Colau destacó la importancia de que las tres instituciones representadas en el acto, el Estado, la Generalitat y el Ayuntamiento, «continúen colaborando» en la organización del congreso de móviles. Aragonés pidió que el proceso de digitalización que vive el mundo sirva «para cohesionar la sociedad» y «mejorar la vida de las personas» en vez de «aumentar las desigualdades». Y Pedro Sánchez defendió que «la cooperación institucional y la unidad de acción es el camino fértil para levantar un país», tras celebrar el hecho de que compartieran mesa la alcaldesa Colau (En Comú), el presidente Aragonès (ERC), el Gobierno de España y, «como no podía ser de otra manera, el jefe del Estado, simbolizando una unión por el bien superior de todos, que es el de los ciudadanos».