El buque gallego Ángeles Alvariño localiza dos botellas de buceo del padre de Anna y Olivia en Tenerife

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

El buque gallego Ángeles Alvariño sigue en aguas de Tenerife
El buque gallego Ángeles Alvariño sigue en aguas de Tenerife

El hallazgo se produjo días atras a unos 1.500 metros de profundidad en una zona alejada de la bocana del puerto de Santa Cruz

25 jun 2021 . Actualizado a las 12:18 h.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha localizado en el fondo del mar dos objetos que pudieran pertenecer a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil. Se trata de dos botellas de buceo encontradas a unos 1.500 metros de profundidad que, según ha identificado el instituto armado por número de serie, así como lugar de compra, pertenecían al padre de las niñas, buscado internacionalmente por el doble infanticidio, tal y como ha adelantado este jueves El Programa de Ana Rosa.

El hallazgo se produjo días atrás, aunque no había trascendido hasta este jueves, en una zona alejada de la bocana del puerto de Santa Cruz, que es donde fue localizado el cadáver de Olivia, la mayor de las niñas.

El Ángeles Alvariño, buque cedido para la investigación por el Instituto Español de Oceanografía, centró su búsqueda en las últimas jornadas en un punto más alejado de la costa, entre Añaza y Radazul. La elección de las zonas está supeditada a la geolocalización del móvil de Tomás Gimeno en la madrugada del 27 al 28 de abril.

El buque oceanográfico, que ayer no salió al mar por problemas climatológicos, ya ha retomado los trabajos de búsqueda frente a la bocana del puerto de Santa Cruz. Este barco está equipado con un sonar de barrido lateral y un robot no tripulado con capacidad de operar hasta los 2.000 metros de profundidad.

El pasado 10 de junio localizó y recuperó el cadáver de la mayor de las niñas, Olivia, que estaba dentro de una bolsa de deporte lastrada con un ancla, mientras que la otra bolsa, en la que supuestamente fue introducido el cuerpo de Anna, según la tesis de la jueza instructora, estaba rajada y vacía.

El descubrimiento de las dos botellas de buceo de Tomás Gimeno supone un paso más en la investigación del presunto doble filicidio, pues desde que se recuperara del fondo del mar el cadáver de Olivia no había habido novedades, y de eso habían pasado dos semanas en las que hubo una nueva prórroga para que el buque oceanográfico siga participando en las labores de rastreo.

Se confirmaría así una de las principales hipótesis que barajan los investigadores con respecto al paradero del hombre: creen que utilizó las dos botellas de buceo individuales para provocarse la denominada muerte dulce mediante la inhalación de oxígeno puro hasta perder la conciencia. Asimismo, Gimeno se habría lanzado al mar con un cinturón de lastre para permanecer en el fondo.

Medios alternativos

Días atrás, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, informó de que la Guardia Civil está estudiando medios alternativos para sustituir al Ángeles Alvariño y que no había que perder la esperanza de que se pudieran encontrar más indicios o pruebas que señalen «algo más», como así ha sucedido.