Los CDR detenidos en el 2019 hicieron búsquedas sobre Casado y otros «posibles objetivos»

La Voz

ESPAÑA

Los CDR estuvieron detrás de los disturbios violentos en otoño del 2019 en Barcelona
Los CDR estuvieron detrás de los disturbios violentos en otoño del 2019 en Barcelona Andreu Dalmau

La Guardia Civil les atribuye en un informe la intención de cometer «atentados»

16 jun 2021 . Actualizado a las 22:06 h.

Un informe de la Guardia Civil atribuye a los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos en el 2019 en Cataluña por presunta integración en una organización con fines terroristas varias búsquedas en Internet de «posibles objetivos» entre diferentes personalidades contrarias a la independencia de Cataluña, entre los que figura el líder del PP, Pablo Casado.

En un informe de mayo del 2021 de los Servicios de Información de la Zona de Cataluña, al que ha tenido acceso Europa Press, los agentes constatan que uno de los arrestados, Jordi Ros Solà, realizó diferentes búsquedas en Internet a través de sus dispositivos de datos relativos a personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un agente del cuerpo de Mossos d'Esquadra.

Estas búsquedas, según la Guardia Civil, «tendrían como objetivo la posible realización de una acción contra dichas personas o bienes». El informe detalla que entre ellos figura Casado, en una consulta que se llevó a cabo el 18 de septiembre del 2019 con un teléfono móvil intervenido en el domicilio de Jordi Ros en Sabadell.

Además de sobre Casado, este miembro de los CDR integrado en una célula (ERT) para cometer acciones encaminadas a lograr la independencia de Cataluña realizó búsquedas en Internet sobre Manuel Valls, entonces concejal del Ayuntamiento de Barcelona, o José Manuel Villegas, exsecretario general de Ciudadanos.

La Guardia Civil añade que se han incautado «evidencias de anotaciones» referidas a personas y las matrículas de sus vehículos de personas «ideológicamente contrarias a la independencia».

Intención de atentar

El informe de la Guardia Civil atribuye a los detenidos la intención de cometer «atentados». Sobre Jordi Ros apunta que se han obtenido «una gran cantidad de datos e informaciones que ponen de manifiesto sus actividades en el marco de la obtención de informaciones sobre posibles objetivos y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

De Ros añade que desarrollaba una labor de «reconocimiento de objetivos, vigilancia y control de instalaciones policiales, toma de fotografías y vídeos de los objetivos predeterminados». Ese control se estableció sobre el Parlamento de Cataluña y otras instalaciones como torres de alta tensión, instalaciones de autopistas y peajes, así como la Delegación del Gobierno de Barcelona, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Comandancia Naval, el Gobierno Militar de Barcelona o la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil.

Los agentes recuerdan que Jordi Ros participó de las acciones al objeto de impedir el traslado a Madrid de los presos del 1-O desde el centro penitenciario de Can Brians 2 en Sant Esteve de Sesrovires.