Ciudadanos intenta evitar el adelanto electoral en Andalucía a pesar de la crisis en Granada

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

miguel angel molina | EFE

El alcalde se muestra dispuesto a continuar con un solo edil

10 jun 2021 . Actualizado a las 09:18 h.

Las elecciones autonómicas en Madrid del pasado 4 de mayo constataron lo que avanzaban los sondeos: si existe una fuerza que cotiza a la baja y a la que en estos momentos no le interesa medirse en las urnas, esa es Ciudadanos. En plena caída libre desde la negativa de Rivera a explorar un acuerdo de gobierno con Sánchez, la formación dirigida por Arrimadas intenta circunscribir la crisis abierta en el gobierno de Granada al ámbito local, descartando que este conflicto que populares y naranjas mantienen en el consistorio pueda afectar a la coalición con la que gobiernan la Junta. «Es un problema local y es una cuestión que debe arreglarse allí», manifestó este miércoles el portavoz adjunto de Ciudadanos en la Cámara Baja, Edmundo Bal.

El vicesecretario de la formación naranja arropó al regidor granadino, Luis Salvador, que tras la ruptura en la corporación municipal con los populares se ha quedado gobernando con el apoyo de un solo edil. El PP reclama un cambio de manos del bastón de mando en mitad del mandato, algo que según Bal no se recoge en el acuerdo alcanzado entre las dos partes tras las elecciones municipales. Los siete concejales del grupo popular renunciaron en bloque a sus competencias, una presión sobre la alcaldía que se incrementó con la salida de dos de los cuatro ediles con los que contaba Cs. A pesar de la evidente falta de apoyos, la intención de Salvador es continuar en el cargo, por lo que explora apoyos dentro del grupo socialista, la opción más votada en los últimos comicios.

Moreno Bonilla no se mueve

El runrún sobre un posible adelanto electoral en Andalucía no deja de ir en aumento, lo que ha obligado al PSOE andaluz a lanzar su proceso de primarias para la elección de un candidato. Sin embargo, el único que tiene capacidad para disolver el parlamento autonómico y llamar a urnas antes de que expire la legislatura es el presidente, Juanma Moreno Bonilla, y pese a que en las últimas encuestas estaría rozando la mayoría absoluta, por el momento afirma que no tiene pensado concretar dicho adelanto, argumentando que antepone los intereses de los andaluces sobre los de su partido.