El juez rechaza las querellas contra Gali y no le impone medidas cautelares, por lo que ya puede regresar a Argelia

Mateo Balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Un grupo de marroquíes, en una manifestación este martes en Madrid contra el líder del Polisario, Brahim Gali
Un grupo de marroquíes, en una manifestación este martes en Madrid contra el líder del Polisario, Brahim Gali Sergio Pérez | Reuters

Su defensa acusa a Rabat de tratarle como un «trofeo político»

02 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Brahim Gali, líder del Frente Polisario, no tiene ningún impedimento judicial para regresar a Argelia cuando lo estime conveniente y la recuperación del coronavirus le permita volar. El juez Santiago Pedraz interrogó este martes al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, autoproclamada en 1976, por las dos querellas reabiertas contra él tras aterrizar en España el pasado 18 de abril para ser ingresado en un hospital en Logroño.

Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco, interrogó durante dos horas por videoconferencia a Gali, de 71 años, sobre los hechos contenidos en las querellas de un colectivo saharaui y del activista Fadel Breica. Unos escritos que denuncian torturas y detenciones ilegales, entre otros, por parte del oficial y otros altos cargos del Polisario acaecidos presuntamente en los campamentos de refugiados de Tinduf, en Argelia.

Tras escuchar a Gali desde su habitación, con evidentes síntomas de debilidad, el juez rechazó decretar prisión contra él o retirarle el pasaporte para evitar su «fuga», como reclamaban los querellantes. Solo acordó que notificase un domicilio y un teléfono en España a fin de estar localizado para cualquier diligencia mientras resuelve la petición de archivo por parte de su defensa. La Fiscalía de la Audiencia Nacional secundó la posición del magistrado.