Salvador Illa: «No veo por qué Esquerra Republicana no puede facilitar mi investidura»

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Salvador Illa, líder del PSC.
Salvador Illa, líder del PSC. Alejandro García | EFE

Acusa a ERC y Junts de no saber a dónde quieren llevar a Cataluña

10 may 2021 . Actualizado a las 11:16 h.

Salvador Illa fue ministro de Sanidad en plena pandemia. Ahora lidera el PSC en el Parlamento catalán. No echa de menos ser ministro, pero sí a su equipo. Exhibe fotos de todos ellos en su despacho. «Espero la caballerosidad de alguno de pedirme perdón», si el 70 % de la población está vacunada en verano, avisa.

-¿Qué lectura hace de la victoria del PP en Madrid?

-No me gusta el planteamiento que hace el Partido Popular para la Comunidad de Madrid, pero respeto lógicamente los resultados. Lo que pido es que se haga un análisis a fondo.

-¿Qué efectos tendrá sobre el Gobierno central?

-Ninguno. La solidez del Gobierno de coalición está acreditada y la ruta de gobierno está clara.

-¿Lo de Madrid es una derrota de Pedro Sánchez?

-No. Es una victoria del PP. Extrapolar y hacer una lectura nacional es equivocado.

-Iván Redondo dio con la tecla con usted y ganó las catalanas. Pero en Madrid el PSOE ha sido tercera fuerza. ¿Es el responsable del fracaso?

-En el caso de Madrid es difícil señalar un responsable.

-¿En qué ha fallado el PSOE?

-Yo no haré el análisis. Hay que analizar las causas con la cabeza fría.

-¿Teme que Madrid pueda marcar tendencia?

-Marca tanto como Andalucía, País Vasco o Cataluña. Madrid es España, pero España es mucho más que Madrid. No me parece que marca un punto de inflexión.

-¿Cómo afecta a la estabilidad del Gobierno la salida de la política de Pablo Iglesias?

-El Gobierno tiene los mismos diputados; no afecta en absoluto. La información que me llega es que se sigue trabajando con normalidad.

-¿Se puede esperar una legislatura larga tras lo ocurrido en Madrid?

-Es competencia del presidente, pero por lo que he ido viendo y la actitud que tiene no es tiempo de anticipar elecciones.

-¿Insiste en postularse como candidato a la presidencia?

-¿Por qué tengo que dejar de hacerlo? He ganado las elecciones. Es claro e indiscutible. Aragonès ha fracasado dos veces. Casi es una obligación moral que yo plantee una alternativa. Dejemos de tomar el pelo a los ciudadanos. -Pero usted no cuenta con una mayoría de apoyos para ganar la investidura.

-No me he podido dirigir a la Cámara porque la presidenta del Parlamento es quien debe proponerme. Pero Aragonès ha fracasado las dos veces. Es difícil, es verdad, sé sumar y restar, pero igual sorprendo, ¿no?

-Usted se presentó el 14F con una propuesta de reencuentro. ¿Ayudaría en ese objetivo que el PSC facilitara la investidura de Aragonès?

-No veo por qué ERC no puede facilitar mi investidura. No hay muchos casos de un ganador que facilite la elección al segundo.

-¿Han hablado el PSC y ERC?

-Hemos hablado con todo el mundo, excepto con Vox. Esquerra no ha mostrado ninguna predisposición.

-¿Se reunió con Aragonès?

-Yo tengo reuniones discretas y no tengo por costumbre comentarlas.

-¿Por qué son tan malas las relaciones entre el PSC y ERC?

-No son malas. Tenemos un proyecto muy distinto. Podemos hablar con quien quiera.

-¿Negociaría su investidura con Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners?

-A Lledoners no he ido ni tengo previsto ir.

-¿Preferiría elecciones antes que ir a Lledoners a negociar su investidura?

-Creo que he sido claro. No he ido ni tengo previsto ir. Yo negocio con las personas que tienen representación en el Parlamento.

-Su objetivo es pasar página al procés. ¿Le parece que ERC y Junts van en esa línea?

-Yo creo que la sociedad catalana dio un voto a pasar página y por eso gané. Lo que estamos viendo es que no saben a dónde nos quieren llevar. Con el máximo respeto, es una tomadura de pelo, un ridículo inmenso.

«De la legislatura de Aragonès cabe esperar muy poco, hay quien habla de humillación» 

Salvador Illa ganó las elecciones del 14 de febrero con 33 diputados, pero dada la aritmética parlamentaria podría atravesar la misma situación por la que atravesó en su día Inés Arrimadas con 36, que no pudo gobernar.

-¿Qué se puede esperar de la legislatura de Aragonès?

-Muy poco. Hay quien habla de humillación política, no son mis palabras. Solo faltaría que estuviera tutelado por Waterloo.

-Junts dice que la mesa de diálogo de la Generalitat con el Gobierno no tiene recorrido tras la victoria de Ayuso. ¿Está de acuerdo?

-Es un compromiso de investidura.

-¿Qué le parece que le den dos años de margen a la mesa de diálogo?

-Me parece inaceptable.

-¿Lo volverán a hacer los independentistas?

-No lo sé. Espero que no. La lección clara es que las posturas unilateralistas no llevan a ninguna parte.

-¿Se ha cronificado el procés?

-Es un bucle eterno y entristece constatar esto en un momento donde hay cambios de fondo.

-Usted ha sido ministro. ¿Preocupa cada vez menos al Gobierno la cuestión catalana?

-No lo veo así. El Gobierno y su presidente tienen muy presente que es un asunto que hay que resolver. Y que todos nos podamos concentrar en lo que importa que es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

-¿Se resuelve con indultos?

-Se resuelve con diálogo. Respetando el Estado de derecho y aplicando la ley.

-La victoria de Ayuso, ¿hace más complicada la decisión del Gobierno sobre los indultos?

-No tiene que estar condicionada por los resultados electorales. Ni ayuda ni perjudica.

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta

Esquerra se siente «estafada» por JxCat y solo negociará un Gobierno  catalán en solitario

La Voz

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha afirmado que su partido se siente «estafado» por JxCat, por lo que ahora se abre «una nueva fase», hasta la fecha límite del 26 de mayo, en la que solo negociará la investidura de Pere Aragonès para poder empezar a gobernar en solitario, y no en coalición.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección de ERC, Vilalta ha explicado que Esquerra considera «imposible» ahora mismo un gobierno de coalición con Junts, puesto que la negociación estaba bloqueada después de más de 80 días de conversaciones, pero no descarta renegociarlo «a posteriori», después de la investidura. 

Seguir leyendo