ERC acepta el órdago de JxCat y anuncia que formará un Gobierno en solitario

ESPAÑA

Quique Garcia | Efe

Aragonés rechaza ser tutelado y no ve en los de Puigdemont disposición a pactar

08 may 2021 . Actualizado a las 19:18 h.

Ante la falta de acuerdo entre ERC y Junts per Catalunya para investir presidente de la Generalitat a Pere Aragonès, los republicanos han aumentado su órdago a los de Carles Puigdemont para que accedan a formar un Gobierno, amenazando ayer con diseñar un Ejecutivo de Esquerra en solitario. Recogen así la propuesta que le lanzó hace unos días Jordi Sànchez, quien sugirió que se abstendrían para que gobernara Aragonès. Este le emplazó ayer a «cumplir su palabra».

Tres meses después de las elecciones, el independentismo continúa dividido y pendiente del 26 de mayo, fecha en la que de no haber Gobierno el Parlamento se disolverá para volver a las urnas. Aunque cuesta creer que Junts esté dispuesto a perder poder con su salida de las consejerías.

Las palabras de ayer de Aragonès no dejan de ser un ultimátum a la formación del expresidente huido a Bélgica, aunque en Junts hay una sección que apuesta por la repetición electoral para intentar tener más diputados que sus rivales secesionistas. Así, podría llevar a cabo su política de choque con el Gobierno central.

Aragonès aseguró que «no hay disposición» por parte de Junts para formar Gobierno y después de siete meses en funciones «se han evidenciado las enormes dificultades para generar consensos y confianzas». Lamentó que Junts se mantenga «inamovible» en los puntos importantes, como la hoja de ruta independentista, e insistió en que no aceptará tutelas. Por eso, entiende que es mejor formar un Gobierno en solitario, y, sin la presión de la repetición electoral, negociar si acaso la entrada de Junts en el Ejecutivo.

El líder republicano explicitó que las conversaciones fracasaron porque Junts pretende que el Consejo para la República, es decir, Carles Puigdemont, pilote la hoja de ruta independentista de relación con el Gobierno y el voto de los parlamentarios en Madrid. «Esto es una tutela», dijo, y él no la acepta.

«No callaremos»

Puigdemont le respondió desde Waterloo: «No nos dejaremos faltar al respeto», «no nos dejaremos pisar, no callaremos». El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, quien el día anterior había dicho que el acuerdo con ERC era cuestión de días, aseguró desde la cárcel que «Junts mantendrá la oferta de facilitar con cuatro votos la investidura si Esquerra cierra un pacto con «fuerzas no independentistas como los comunes» y la CUP, pero con condiciones, dijo.

A partir de hora, ERC explorará negociaciones, además de con la CUP (con la que ya firmó un acuerdo con sus 9 parlamentarios), con los 8 comunes. Entre los tres alcanzarían solo 50 votos para la investidura, por lo que la abstención de Junts sigue siendo imprescindible para evitar elecciones, pues el resto de partidos, incluido el PSC, rechaza facilitar un Gobierno de Esquerra.

De todas formas, ERC solicitará a la presidenta del Parlamento que abra una ronda de contactos con los grupos para convocar una sesión de investidura. Será el tercer intento de Aragonès.

Illa le pide al líder republicano que se eche a un lado, y los comunes insisten en un Ejecutivo progresista

El PSC rechazó ayer la propuesta de ERC de hacer un Gobierno en solitario porque, en su opinión, no garantizaría el gobierno «fuerte y estable» que Cataluña necesita, por lo que ha pedido al candidato republicano, Pere Aragonès, que se aparte y ceda paso al socialista Salvador Illa, informa Efe. Illa tachó de nuevo de fracaso la propuesta de Aragonès de un Gobierno en minoría, y le pidió: «Señor Aragonès, hágase a un lado, acepte la realidad, deje que haya en Cataluña un Gobierno de servidores públicos de izquierdas».

Por su parte, a la líder de los comunes, Jéssica Albiach, tampoco le gustó la propuesta de Aragonès, por lo que reclamó al candidato de ERC que explore la configuración de un Gobierno «de transformación y progresista» sin el apoyo de JxCat, pues considera que acabarían imponiendo sus tesis aunque sea desde «fuera». «Estamos hablando de un Govern de ERC con JxCat, ya sea dentro o fuera del Gobierno. No entendemos porqué el señor Aragonès quiere ser presidente de un Gobierno de la resignación con Junts, que es una fuerza que quiere convertir Cataluña en una Andorra del sur. Y no entendemos que quiera tener una Generalitat tutelada, que eso es lo que ofrecen los votos de Junts», advirtió.

«De la sartén a las brasas»

El jefe de filas de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Carlos Carrizosa, afirmó que un Gobierno en solitario de ERC sería «como saltar de la sartén a las brasas», ya que estaría «comandado» por la CUP, lo que supondría «dejar a la policía sin mecanismos para contener a los violentos».

Pere Aragonès conversa con la presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs

El resultado del 4M ahonda las diferencias entre Junts y ERC para cerrar la investidura de Aragonès

Cristian Reino

Las fuerzas independentistas tratan de marcar distancias con lo acontecido en Madrid, como si no fuera con ellas y como si lo que ocurre a 600 kilómetros no tuviera influencia en la política catalana. El secesionismo, eso sí, frunce el ceño ante dos de las consecuencias de las elecciones madrileñas. La primera, Pedro Sánchez podría quedar más debilitado, ante la pujanza de la derecha, lo que podría llevarle a aparcar la carpeta catalana. La segunda es la salida de la política de Pablo Iglesias, el principal aliado que tenía el secesionismo en Madrid.

Seguir leyendo