Vota y opina: ¿Quién crees que debería liderar Podemos tras la marcha de Pablo Iglesias?

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Ione Belarra, Irene Montero y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo
Ione Belarra, Irene Montero y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo Eduardo Parra | EFE

Ione Belarra se perfila como sucesora frente a la número dos actual, Irene Montero

06 may 2021 . Actualizado a las 11:27 h.

El adiós de Pablo Iglesias a todos sus cargos políticos ha desencadenado dos procesos de sucesión. El primero, el del liderazgo de la parte de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición, se ha resuelto en principio a favor de Yolanda Díaz, vicepresidenta desde la salida del madrileño del Ejecutivo. El segundo, el de la jefatura del partido morado, aún está por despejar. Díaz no puede aspirar a ese cargo porque no es militante de la formación. Y todas las quinielas apuntan hacia otra integrante del Consejo de Ministros, Ione Belarra, en lugar de la actual número dos, Irene Montero

Vota y opina en nuestra encuesta:

En la foto de la asamblea fundacional de Vistalegre, en octubre del 2014, Carolina Bescansa, Luis Alegre, Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Tania González

Pablo Iglesias dilapida el legado de la España «indignada» y deja a Podemos a la deriva

Luís Pousa

Pablo Iglesias Turrión (Madrid, 1978) ya se ve a sí mismo en los libros de Historia. Sostiene que le entran mareos cuando echa la vista atrás y contempla todo lo que ha conseguido desde la fundación de Podemos en el 2014. Pocos dudan de que la entrada en escena de la formación rupturista y de Ciudadanos hizo saltar por los aires un bipartidismo que hasta entonces se repartía cómodamente el 80 % de los escaños del Congreso. Pero resulta difícil apuntar logros concretos de su paso por el Gobierno. Queda, eso sí, la velocidad. Entre su irrupción y el anuncio de que abandona la política han pasado solo siete años. Suficientes para dilapidar el legado que había depositado en sus manos la España «indignada» por la atroz gestión de la crisis financiera del 2008 y por los casos de corrupción que arrastraban PSOE y PP.

Seguir leyendo