Casado plantea que el PP siga «la ola» de Ayuso, pero con distintos «acentos»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El presidente del PP, Pablo Casado, junto a la presidenta madrileña en funciones, Isabel Diaz Ayuso, este miércoles a su llegada a la reunión del comité ejecutivo nacional del partido.
El presidente del PP, Pablo Casado, junto a la presidenta madrileña en funciones, Isabel Diaz Ayuso, este miércoles a su llegada a la reunión del comité ejecutivo nacional del partido. DAVID MUDARRA

Pide un debate de la nación y llama a los socialistas defraudados con Sánchez

05 may 2021 . Actualizado a las 20:49 h.

«España tiene muchos acentos, pero el PP también y se nos entiende muy bien en todas partes». En plena euforia del partido tras el incontestable triunfo de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de Madrid, el líder de los populares, Pablo Casado, prepara ya el argumentario y el discurso para tratar de convertir ese triunfo personal de la presidenta madrileña en la rampa de despegue para su asalto a la Moncloa. Consciente de que el discurso de Ayuso es muy distinto del que él mismo mantuvo cuando rompió públicamente con Vox en el Congreso, pero también del que enarbolan otros destacados barones del partido como Alberto Núñez Feijoo o Juan Manuel Moreno, el líder de la oposición trata de aprovechar el rebufo de las elecciones madrileñas sin que ello implique un giro brusco en su estrategia. Sin provocar roces en el partido, pero con Ayuso sentada ya en la mesa de los grandes referentes del PP.

Frente al mensaje de la izquierda, que se consuela de su derrota asegurando que lo que ha ocurrido en Madrid «no es exportable» al conjunto de España, el líder popular sostuvo ante el comité ejecutivo de la formación, y con todos los barones conectados telemáticamente, que Ayuso representa el «PP de siempre» y es «puro PP por los cuatro costados», por lo que el partido debe mantenerse unido para «seguir ese mismo camino» y convertir «la ola» que ha supuesto el 4M en Madrid en una «marea», que les lleve a la Moncloa. Ante la disyuntiva de si el PP debe parecerse más a Ayuso o a Alberto Núñez Feijoo, su vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, sostuvo que es un partido de «puerta ancha» en el que tiene que «caber todo el mundo».

Casado tiene prisa por medirse ante Pedro Sánchez en el Congreso y se lanzó a pedir un debate de la nación, aunque no todavía unas elecciones generales. Ha comprobado que Cs desaparece como rival en la derecha y que la resistencia de Vox no impide un triunfo de tamaño desconocido en el PP desde hace tiempo, con la excepción de Galicia.

Ayuso se muestra más comedida

«Hace dos años y medio celebramos nuestro congreso siendo tercera fuerza política en España. Hoy ya somos la primera fuerza y eso ha sido porque hemos conseguido lo que nos propusimos, unir en el PP a la mayoría del centroderecha y abrirnos a votantes de otros partidos sin renunciar a nuestros principios y nuestros valores», indicó, Casado, que invitó a la casa común a «los socialdemócratas defraudados con Sánchez y los regionalistas hartos de la ineficiencia de una España a retales subastada por fascículos».

La propia Ayuso se mostró más comedida que Casado en su euforia, aunque aseguró que «ha cambiado el tablero». «Soy consciente de que tengo mucho voto prestado», explicó, e instó a analizar «para qué» han votado al PP personas «de muchas ideologías». Su mensaje, no obstante, es el mismo de la campaña. «Ha habido ciudadanos que se han resistido a que les cambien su forma de vida, que quieren ser libres y que en los momentos más complicados de la pandemia confiaron en nosotros», señaló.

Ayuso quiere gobernar sola, pero no descarta consejeros de Cs

Asegura que si encuentra personas válidas en Vox también podría incorporarlas a su Gabinete

Gonzalo Bareño

Isabel Díaz Ayuso no descarta incorporar a su futuro Ejecutivo a figuras que han sido de Ciudadanos o que incluso siguen militando, como Marta Rivera de la Cruz. Y tampoco ve imposible integrar en su Gobierno, que reducirá a 10 consejerías, a miembros de Vox. Según explicó, ya tuvo consejeros de Cs que «han merecido la pena», como De la Cruz, y si los encuentra en la formación de Santiago Abascal, también contará «con ellos». La presidenta en funciones mantiene la tensión con Pedro Sánchez y asegura que actuará como «un contrapoder» al Gobierno porque, según dijo, el «plan» de la Moncloa «sigue adelante».

Ayuso bromeó de nuevo asegurando que España le debe «por lo menos dos» tras el abandono de la política de Pablo Iglesias y de que, después de su triunfo en Madrid el país haya quedado «mucho más organizadito». Respecto a sus primeras medidas de Gobierno, anunció que «pronto» bajará los impuestos e impulsará unos presupuestos.