El PP y Casado cogen aire tras la victoria aplastante de Ayuso

Pablo Casado, después de depositar su voto este martes
Pablo Casado, después de depositar su voto este martes

Redacción / La Voz

El triunfo de Isabel Díaz Ayuso es un auténtico revulsivo para el PP a nivel nacional, pues ayuda a visualizar que su líder, Pablo Casado, se va consolidando y puede ser una alternativa real a Pedro Sánchez. La victoria de la presidenta madrileña, además de ser un trampolín para Casado en su carrera hacia la Moncloa, sirve, sobre todo, para insuflar ánimos dentro y fuera del partido tras las recientes derrotas en el País Vasco y Cataluña.

El PP revive después de la hecatombe en el País Vasco, donde en las elecciones del año pasado, que se presentó con Ciudadanos, sacó 6 diputados cuando en el 2016 tenía 9 él solo. Y en Cataluña, donde los populares únicamente lograron 3 diputados frente a los cuatro que obtuvieron en el 2017.

En cambio, en Galicia, Núñez Feijoo obtuvo mayoría absoluta el año pasado y es el único barón popular autonómico que gobierna sin depender de socios.

Por otra parte, con los resultados en Madrid, Casado ve confirmado el éxito de intentar reunificar el centroderecha hasta ahora desgajado en Cs, PP y Vox, aunque tanto los de Arrimadas como los de Abascal se resistan.

Con la campaña centrada en atacar a Pedro Sánchez, como si fuese el rival a batir, Ayuso hizo, por un lado, de muleta de Casado al darle un empujón en su carrera hacia la Moncloa, pero, por otro, ganó puntos en el partido si su estrategia pasa por saltar a la política nacional para sustituirlo en algún momento. En los mítines, Casado repitió hasta la saciedad que si Ayuso ganaba, el derrotado sería Sánchez. «Sánchez o yo», llegó a decir. 

Moción a Sánchez

«El principio del fin de Pedro Sánchez», auguró ayer Casado. «Madrid será el kilómetro cero del cambio en España», porque «ha ganado la libertad». «Ha perdido la soberbia, la crispación y la política de confrontación», aseguró el presidente del PP. Se evaluaban, según él, dos modelos de gestión, en alusión al del PP de Ayuso y al del PSOE de Sánchez. Y predijo que el 4M será un «punto de inflexión» para el futuro de España. Porque, afirmó, «Madrid ha hecho una moción de censura al sanchismo».

Y volvió a apelar a la unidad del centroderecha: «Uniendo el centroderecha se puede ganar a Sánchez, hay futuro, hay partido, hay ilusión y hay una sociedad que quiere el cambio y lo hará en toda España», reflexionó desde el balcón de la sede de la calle Génova. Hoy presidirá al comité ejecutivo del Partido Popular marco en el que analizarán los resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El PP y Casado cogen aire tras la victoria aplastante de Ayuso