Mónica García se impone la tarea de «derrotar al Gobierno que sale hoy de las urnas»

La líder de Más Madrid se ha convertido en la otra ganadora de los comicios


redacción / la voz

«Una noche muy triste para millones de madrileños» con un «único motivo para la esperanza»: Mónica García. Más Madrid resumió así, en un tuit de su director de campaña, Pablo Gómez Perpinyà, el sabor agridulce que se les quedó en la boca tras confirmarse, por una parte, la arrolladora victoria del PP y, por otra, los excelentes resultados de su candidata, que se ha convertido en el referente de la izquierda en la Asamblea de Madrid tras superar al PSOE en votos y empatar con la formación de Ángel Gabilondo en 24 escaños.

La política que en el último año se convirtió en el azote de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, no se dio margen para la celebración y en su comparecencia, con el escrutinio casi completo, anunció el comienzo de la «cuenta atrás para las elecciones de dentro de dos años», cuando los madrileños vuelvan a ser llamados a las urnas, y se reivindicó como la «alternativa» al Ejecutivo del PP. Su tarea, a partir de ahora, es clara: «Derrotar al Gobierno que sale hoy de las urnas».

«Hemos hecho todo lo que ha estado en nuestras manos, pero no ha sido suficiente», lamentó García, quien cree que los resultados de este martes no solo consolidan el proyecto «verde, feminista y madrileño» de Más Madrid, sino que evidencian que la formación impulsada por Íñigo Errejón tiene un «amplio margen de crecimiento». «Redoblamos la apuesta», proclamó la candidata, que estaba flanqueada durante su intervención por el propio Errejón y por la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre.

Como hizo durante toda la campaña, la primera referencia de su intervención fueron los afectados por el covid. García dio «ánimos y condolencias» a las víctimas y los aquejados por la pandemia, antes de agradecer a los «casi 600.000 madrileños que confiaron» en su candidatura para tratar de desbancar a Ayuso.

La nueva líder de la oposición en la Asamblea madrileña, que había prometido poner «alma, corazón y cerebro» en la contienda electoral, defendió que, en mitad de una campaña «dominada por el ruido», su formación colocó a «Madrid en el centro» y aseguró que, a partir de ahora, seguirá oponiendo al «modelo depredador de lo público» que, en su opinión, representa Ayuso, la «empatía» y el «futuro» de su proyecto. «Cada día seremos más y mejores», proclamó al cierre de su intervención desde La Madrileña, la sede de campaña de Más Madrid en Gran Vía.

Estallido de júbilo

Pese a la contención de García en su valoración de los resultados, el adelanto de Más Madrid al PSOE en el escrutinio de las elecciones autonómicas fue recibido con un estallido de júbilo.

La distancia en la pugna por la segunda posición en las elecciones fue reduciéndose a lo largo de la noche electoral, con Más Madrid comiendo terreno paulatinamente al PSOE según iba avanzando el escrutinio.

El momento en el que el PSOE perdió su vigésimo quinto escaño dio pie a un intenso griterío, que se oyó nítidamente en la sala donde aguardaban los periodistas, según recoge Efe.

El líder de Más País se prepara para dar el estirón

m. ballesteros

Íñigo Errejón tiene por delante dos años para hacer ese «trabajo sucio» y eficaz que tan buen resultado le ha dado a Mónica García

El 16 de marzo la líder de Más Madrid despertó a Pablo Iglesias de su sueño de guionista «de Netflix» cuando rechazó la «testosterona» que el aún vicepresidente pretendía aportar a una lista conjunta de izquierdas para derrotar a Isabel Díaz Ayuso. Su chasquido de dedos sonó así: «Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que, en los momentos históricos, nos pidan que nos apartemos».

Al día siguiente, en el Congreso de los Diputados, Íñigo Errejón dio otro chasquido de dedos delante de una Cámara que llevaba quince minutos de gresca, como en una noria narcótica: de la derecha a la izquierda, y golpe de vuelta, del nacionalismo al centralismo, del zasca a la réplica chusca. El líder de Más País preguntó a Pedro Sánchez por un plan «para abordar el inmenso problema de la salud mental» en España y consiguió que alguno de los diputados se riese. «¡Vete al médico!», le gritó poco después uno de ellos, que todavía no había despertado. Casi todos los demás, zarandeados por aquel jarro de realidad inesperado, le aplaudieron.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Mónica García se impone la tarea de «derrotar al Gobierno que sale hoy de las urnas»