Un empate a 68 escaños entre izquierda y derecha abocaría a Madrid a unas nuevas elecciones

En ese escenario, si ningún partido cambia de posición y se abstiene, transcurridos dos meses desde la primera investidura fallida se disolvería la cámara regional

Vista general del pleno de la Asamblea de Madrid, en una imagen de archivo
Vista general del pleno de la Asamblea de Madrid, en una imagen de archivo

Madrid / La Voz

Entre los diferentes escenarios que pueden surgir este martes 4 de mayo de las urnas no se puede descartar la posibilidad de un empate a 68 diputados entre los bloques de izquierda y derecha, que haría ingobernable en la práctica la Comunidad de Madrid y abocaría a una repetición de las elecciones. De hecho, ese el pronóstico que hizo el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su macroencuesta sobre los comicios autonómicos, en los que pronosticaba que Ciudadanos, que sería la única fuerza que, en principio, podría actuar como árbitro, quedaría fuera del Parlamento autonómico. Una posibilidad favorecida por el hecho de que el número de diputados a elegir, al contrario de lo que sucede en otras comunidades, sea par. Algo que también ocurre en el Congreso, en el que el total de escaños a repartir es de 350, también par.

¿Qué ocurriría si en Madrid se diera ese escenario de empate? La Asamblea regional entraría previsiblemente en un proceso de votaciones fallidas para la investidura que, en el caso de que ninguna fuerza política cambiara de posición y se abstuviera para permitir gobernar al candidato, cosa muy improbable, conduciría a una repetición de las elecciones. El artículo 18 del Estatuto de Autonomía de Madrid indica que el presidente de la Comunidad será elegido en primera votación por mayoría absoluta. Es decir, 69 votos. Si no alcanza esa cota en la primera votación, 48 horas después habrá una segunda en la que solo se necesita la mayoría simple. Es decir, más síes que noes.

Si el empate a 68 se mantuviera, transcurridos dos meses desde la primera votación sin que ningún candidato obtuviera la investidura, la Asamblea, según indica el Estatuto «quedará disuelta, convocándose de inmediato nuevas elecciones». 

Pero podría darse el caso de que en esos nuevos comicios desapareciera el problema, porque el número de escaños a repartir lo establece el artículo 10.2 del Estatuto, que indica que la Cámara habrá un diputado por cada 50.000 habitantes o fracción superior a 25.000. En función de la evolución de la población madrileña en los últimos años, el Parlamento podría sumar un escaño en el tiempo necesario hasta la convocatoria de las elecciones, lo que dejaría la cifra en 137, rompiendo cualquier posibilidad de empate.

Euforia en el PP y esperanza en la izquierda

Gonzalo Bareño
El músico Nacho cano hace una reverencia a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, tras ser condecorado con la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo
El músico Nacho cano hace una reverencia a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, tras ser condecorado con la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo EFE

Los populares auguran un «punto de inflexión» y el PSOE se aferra a una movilización final

Madrid cerró ayer la campaña más convulsa vista en España desde hace muchos años. El ambiente es de euforia en el PP, mientras la izquierda lo fía ya todo a un arreón final de sus bases que rectifique los sondeos. La celebración de la fiesta madrileña del 2 de mayo sirvió a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, como escaparate para enarbolar por última vez antes de los comicios su discurso de un Madrid identitario y su lema de la «libertad». Su triunfo no lo pone nadie en duda, pero falta saber si le bastará para gobernar y si podrá hacerlo sola o necesitará a Vox como socio. La anécdota la puso el músico Nacho Cano, que impuso a Ayuso la banda del galardón que acababa de recibir. «Por valiente», dijo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Un empate a 68 escaños entre izquierda y derecha abocaría a Madrid a unas nuevas elecciones