Dictan orden internacional de búsqueda contra el padre de las dos niñas desaparecidas desde el martes en Tenerife

La Guardia Civil reanudó este sábado el dispositivo de búsqueda en el mar de las menores

Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia, de 1 y 6 años
Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia, de 1 y 6 años

REDACCIÓN / AGENCIAS

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar (Tenerife) ha dictado una orden de búsqueda internacional de Tomás Antonio Gimeno y sus dos hijas, de 1 y 6 años, desaparecidos este martes en Tenerife, informaron a Efe fuentes de la investigación.

Este juzgado, cuando incoó las primeras diligencias, declaradas secretas, lo hizo por la presunta comisión de un delito de secuestro. De hecho, fuentes de la investigación insisten de forma reiterada en que hay abiertas varias vías y que no se descarta ninguna hipótesis.

En el marco de estas diligencias se han practicado registros en la casa y una finca del padre en el municipio de Candelaria, y además se ha tomado declaración a familiares y allegados de los desaparecidos.

Asimismo, el juzgado emitió un requerimiento a varios bancos para que comprueben si Tomás Antonio Gimeno pudo realizar algún movimiento antes de desaparecer. Además, la Guardia Civil decidió reforzar los controles en puertos y aeropuertos tras recibir la denuncia de la madre.

Está previsto que a lo largo de esta jornada se sumen a las labores de investigación del caso agentes de la unidad central operativa (UCO) de la Guardia Civil, especializada en los casos más complicados, y que ya intervino en otros como el de Diana Quer, Gabriel Cruz o Asunta Basterra.

Hasta ahora, la investigación pudo localizar restos de sangre en el barco de Tomás Antonio, en el cual fue visto por última vez antes de desaparecer sin que estuviera acompañado en ese momento por sus hijas.

Además, en la zona donde fue localizada la embarcación, a la deriva y sin ocupantes a bordo, frente al Puertito de Güímar, fue recuperada una silla de retención infantil para vehículos que estaba flotando en el mar y que se ha comprobado que era de una de las niñas desaparecidas.

Las labores de búsqueda en el litoral de Tenerife se han retomado a primera hora de este sábado, han informado a Efe fuentes de la Guardia Civil. El amplio dispositivo de búsqueda activado desde la desaparición de Tomás Gimeno y sus dos hijas continúa este sábado rastreando por tierra, mar y aire no solo la zona que abarca desde la Punta de Anaga hasta el Puertito de Güimar, sino también la zona sureste de la isla de Tenerife.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, el dispositivo de búsqueda está formado por el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la Unidad Orgánica de Policía Judicial, que está al frente de la investigación, que han recibido el apoyo de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) procedentes de Madrid.

Los hechos se iniciaron el pasado martes. Tomás Gimeno debía haber entregado a las niñas a su madre, de la que está separado, a las nueve de la noche, algo que nunca se produjo. Según algunos testigos, por la tarde se pudo escuchar a las niñas jugando en la finca propiedad del padre, situada en Igueste de Candelaria.

Al desconocerse el paradero del padre y las pequeñas, la asociación Sosdesaparecidos y el Ministerio del Interior lanzan un mensaje de ayuda para tratar de localizarlos. Según la descripción aportada, Tomás Gimeno tiene 37 años, mide 1,85 metros de estatura, es de complexión normal, tiene el pelo castaño y los ojos marrones. En cuanto a las menores, Anna, una bebé de un año, es rubia de ojos azules con el pelo ondulado y mide unos 70 centímetros. Olivia, de seis años, tiene el pelo castaño, largo y los ojos marrones. Mide 1,10 metros. Llevaba puesto un pantalón de chándal gris, suéter azul y tenis negros.

Apenas un par de horas después, el avión Sasemar 103 de Salvamento Marítimo localiza una embarcación a la deriva y sin nadie a bordo propiedad de Tomás Gimeno. El barco aparece a una milla de distancia del Puertito de Güímar y es interceptado por las embarcaciones Tenerife y Punta Salinas, de Salvamar. Una patrullera de la Guardia Civil procede a su traslado al Puerto Deportivo Marina Tenerife.

El miércoles, un amplio dispositivo retomó desde primera hora de la mañana la búsqueda de Tomás, Anna y Olivia. El dispositivo está formado por Guardia Civil, Salvamento Marítimo y un helicóptero del GES, y la búsqueda se realiza por tierra, mar y aire, en una zona que abarca desde la Punta de Anaga hasta el Puertito de Güímar.

Horas después se confirmó que las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del Puerto Deportivo Marina Tenerife han revelado que Tomás Gimeno zarpó supuestamente solo pasada la medianoche a bordo de su barco, una pequeña embarcación de recreo de apenas seis metros de eslora.

El capitán del Puerto Deportivo, Enrique Alonso, relata que el padre de las niñas salió hasta en tres ocasiones del muelle, para zarpar finalmente sobre las 00.30 horas. Según pudieron captar las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30 horas, lo aparcó frente a su pantalán y descargó una serie de bolsos. El vigilante que hacía el turno de noche en ningún momento ve a las niñas, ni las cámaras revelan si estaban con él.

Tomás Gimeno dio hasta tres viajes para llevar bolsos, maletas y ropa desde el coche hasta el barco. Sobre las 21.50 horas zarpa del Puerto Deportivo y regresa sobre las 23.30 horas. Al parecer, necesitó comprar un cargador de móvil y salió a una gasolinera cercana, volviendo a entrar al muelle. En ese momento pide cargar su teléfono en la garita del vigilante y a las 00.30 horas sale por última vez del Puerto con su barco, el cual solo cuenta con un pequeño camarote y un baño.

Según ha trascendido, la exmujer de Tomás Gimeno le telefoneó varias veces pero no obtuvo respuesta. Finalmente, es él quien la llama para decirle que no volvería a ver más a sus hijas ni a él. Es entonces cuando la madre de las pequeñas denuncia la desaparición ante la Guardia Civil. Al mismo tiempo, Gimeno envía un wasap de despedida a su padre y amigos.

El jueves, el dispositivo de búsqueda localiza una silla de coche para bebés flotando en el mar frente a la costa del Puertito de Güímar. La Guardia Civil confirma finalmente que pertenece a Anna, la menor de las niñas.

Al día siguiente, la búsqueda se amplía al sureste de Tenerife. Especialistas en criminalística que inspeccionan el barco de Tomás Gimeno hallan restos de sangre en el interior del baño, por lo que comienza una investigación para averiguar a quién corresponde. Por la mañana se procede al registro de la vivienda de Tomás Gimeno, donde, según fuentes de la investigación, en principio no se ha encontrado nada relevante. Por su parte, el Juzgado de Güímar ordena el rastreo de todas sus cuentas.

La desaparición de Anna y Olivia fue declarada desde un principio de alto riesgo. En estos momentos todas las hipótesis están abiertas por parte de los responsables de la investigación, hasta tal punto que se ha llegado a barajar que Tomás Gimeno podría haber subido a otro barco para huir, solo o con sus hijas, del archipiélago canario ayudado por terceras personas.

Asimismo, se ha comprobado que el ancla del barco propiedad de Gimeno no ha aparecido, por lo que también agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil están rastreando bajo el agua el lugar donde fue hallada la embarcación.

Todas aquellas personas que puedan aportar cualquier información se pueden dirigir al teléfono 116000 de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), así como a los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957 y al email sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es. También se puede llamar al 062, 091 o 112.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Dictan orden internacional de búsqueda contra el padre de las dos niñas desaparecidas desde el martes en Tenerife