«Madrid, el alboroto diario»

[...] Han puesto todo su empeño en mantener un estado de revuelta que embrolla la vida ciudadana y mengua la serenidad de juicio cuando más necesidad de ella tenemos [...]. Así describía La Voz la crispación que se respiraba en Madrid unos días antes de las elecciones municipales de abril de 1931: una crónica que podría haber sido escrita ayer mismo.

Madrid, marzo de 1931. La caballería, frente a una manifestación de obreros y estudiantes
Madrid, marzo de 1931. La caballería, frente a una manifestación de obreros y estudiantes

Redacción / La Voz

Arturo Pérez-Reverte citaba hace unos días a Tucídides (460-396 a.c.) y su Guerra del Peloponeso I para enfriar el ambiente bélico que se respira actualmente en la Comunidad de Madrid: «Querían que los más viejos recordaran lo que sabían y explicar a los más jóvenes lo que desconocían, pensando que como resultado de tales razones todos ellos se inclinarían más por la paz que por la guerra», escribió el historiador y militar griego. Esta crónica de La Voz de 1931, publicada solo unos días antes de las elecciones municipales que dieron lugar a la Segunda República (hoy se cumplen 90 años de su proclamación) apuntan a que quizás hemos aprendido muy poco en ciertos aspectos desde los dos mil años (y pico) que nos separan de Tucídides.

«Que no se diga que este desorden madrileño a hora fija responde a un estado de opinión», advertía el relato periodístico de aquel jueves 2 de abril, titulado «Madrid, el alboroto diario». «La opinión, roja o blanca, —continuaba la crónica— no se manifiesta en forma tan destemplada e ineficaz. Ese jaleo diario, más que un motín, es la parodia de las revoluciones promovidas por el coro en las operetas, para dar ocasión a la romanza del tenor». (Hoy diríamos «al comunicado en Twitter»).

El periódico aludía a los insultos entre políticos en los mítines y a las algaradas callejeras, «que hacen su aparición en la Puerta del Sol y desde puntos estratégicos, a mansalva, y promueven el vocerío que origina la intervención violenta de la fuerza pública». La Voz recordaba en este artículo la importancia de unas elecciones que «quizás van a decidir un pleito de importancia capital». [De hecho, el resultado de estos comicios provocaría la salida de Alfonso XIII de España], pero advertía del peligro de la subversión. «Menos le conviene a las izquierdas que a las derechas el desorden público, ya que son aquellas las que mayor interés tienen en llegar a las urnas».

«Esos grupos —analizaba la crónica— no se enfrentan por casualidad, alguien les guía, les empuja y sitúa a su conveniencia, de igual modo que emplaza sus peones un hábil jugador de ajedrez». Y recordaba La Voz: «El vecindario de Madrid, en su mayoría inclinado hacia el liberalismo radical, comienza a indignarse contra el proceder de los alborotadores. Porque el grito subversivo, el viva o muera, el silbido y la pedrada, ese chillar y correr a tontas y a locas, mientras los guardias, carne de cañón, atropellan a tranquilos transeúntes, nada resuelven».

El origen de las revueltas

Por ello, el diario se preguntaba: «¿Quiénes son, pues, los que parece que han puesto todo su empeño en mantener un estado de revuelta que embrolla la vida ciudadana y mengua la serenidad de juicio cuando más necesidad de ella tenemos? ¿Quién inventó el fantasma del comunismo y la fábula del oro soviético?» Y concluía: ¿Por qué no suponer que tenga aquella invención el mismo origen que el alboroto con que se pretende mantener desnudo el sable de la policía?». Volvamos al presente: ayer mismo se escuchaba en una tertulia de radio la arenga de a un candidato a la Comunidad de Madrid: «Tenemos que plantar batalla para sacar de en medio a estos indeseables». Noventa años después de aquella crónica de La Voz, quizás tengamos que volver a Tucídides para apaciguar esta nueva guerra del Peloponeso.

CON TU SUSCRIPCIÓN PUEDES ACCEDER A TODAS LAS NOTICIAS PUBLICADAS EN LA VOZ DE GALICIA, DESDE 1882 HASTA HOY, BUSCANDO POR PALABRA CLAVE 

ENCUENTRA TUS RAÍCES

Busca entre comillas el nombre de alguno de tus familiares o el de tu pueblo para ver todo lo publicado

Busca a tus familiares

Busca entre comillas el nombre y apellidos de tu familiar para descubrirlo

¿QUE PASÓ EL DÍA EN QUE NACISTE?

Encuentra el ejemplar de La Voz que se publicó el día de tu nacimiento

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

«Madrid, el alboroto diario»