Pablo Casado nacionaliza el 4M y afirma que el reto es «sanchismo o libertad»

Ayuso pide a los jóvenes que no se dejen engañar por la izquierda «guerracivilista»

El presidente del PP, Pablo Casado, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz, y la nueva presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Fanjul
El presidente del PP, Pablo Casado, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz, y la nueva presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Fanjul

Madrid / Colpisa

Aunque la campaña electoral no ha empezado oficialmente (lo hará el sábado) el clima es de recta final. El PP ha pisado el acelerador y ha puesto en el centro de su diana a Pedro Sánchez, convencido de que es la mejor vía para lograr una mayoría absoluta que le sirva como trampolín para llegar a la Moncloa.

Pablo Casado ha ligado su destino a Isabel Díaz Ayuso y al resultado que arrojen las urnas el 4 de mayo. Se juega mucho y no ha dudado en volcarse en la contienda, que se ha convertido en un pulso entre la presidenta regional y Sánchez. El candidato Ángel Gabilondo es casi una figura de atrezo. Casado criticó al jefe del Ejecutivo que haya decidido «ser el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid», pero ya que ese es el escenario la encrucijada de los votantes está en elegir entre «sanchismo o libertad». «Cuando tu ves que hay una comunidad como Madrid en la que lo que está en juego es la capacidad del individuo para ser libre y que dependen de que no haya un Gobierno que ponga palos en las ruedas, es cuando hay una dicotomía entre el sanchismo y la libertad», aseveró ayer en la apertura del congreso nacional de Nuevas Generaciones. 

A por el voto de los jóvenes

El presidente del PP cree que si Sánchez y Pablo Iglesias han bajado a la arena electoral en Madrid es porque «muy mal» lo tienen que ver para sus partidos. Todos los sondeos dan como ganadora a Ayuso, pero la resolución final estará en detalles. Si la presidenta madrileña consigue rascar los apoyos del partido de Santiago Abascal y de Inés Arrimadas no tendrá ningún problema par gobernar con mayoría absoluta. Pero si no, podría quedar relegada a la oposición habiendo ganado las elecciones.

Consciente de que necesita arañar hasta la última papeleta, Díaz Ayuso se lanzó ayer a por el voto de los 110.000 jóvenes que se estrenarán como votantes el 4M. Les pidió que no se dejen «engañar» por la izquierda «guerracivilista» porque si Madrid es tan «inhumano, machista, borracho y racista» como dicen, «¿por qué aquí vienen trabajadores, empresas, estudiantes, turistas, refugiados y gente de toda España y del resto del mundo?». La presidenta regional arremetió contra Sánchez por haber hecho de la mentira «una forma de hacer política» y criticó el cambio del PSOE desde su alianza con Podemos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pablo Casado nacionaliza el 4M y afirma que el reto es «sanchismo o libertad»