Felipe VI, un año después de romper amarras con su padre

M. E. A. MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el aniversario del 23F.
El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el aniversario del 23F. Chema Moya

El 15 de marzo del 2020, el rey renunciaba a su herencia y le retiraba al emérito su asignación oficial

15 mar 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

Con el país recién confinado en sus casas y pendientes del coronavirus, el estado de alarma saltaba en los intramuros del Palacio de la Zarzuela, donde llevaban semanas combatiendo una crisis paralela al covid-19. Las sombras de sospecha sobre los negocios opacos de Juan Carlos de Borbón llevaron al rey a cortar amarras con su padre. Según desveló la prensa internacional, Felipe VI aparecía como beneficiario de las fundaciones Zagatka y Lucum, esta última investigada por la Fiscalía Anticorrupción por recibir presuntamente 100 millones de dólares de Arabia Saudí.

En un comunicado inédito, el 15 de marzo del 2020 el monarca renunciaba a su herencia y le retiraba al emérito su asignación oficial. Dos medidas extremas con las que el monarca levantaba un cortafuegos para intentar proteger a la Corona del que durante décadas fue su principal valedor. Un año después de esa ruptura, la sucesión de escándalos del padre continúa acorralando al hijo mientras el deterioro de la imagen de la Corona crece imparable.

La salida de España

El aumento de las informaciones sobre las finanzas del emérito y las declaraciones críticas de ministros del Gobierno elevaron tanto la presión sobre Felipe VI que, finalmente, negoció con su progenitor su salida de España. El 3 de agosto, la Zarzuela hizo pública la carta en la que se escenificaba ese paso. Juan Carlos I comunicaba por escrito a su hijo su decisión de irse fuera para facilitarle el «ejercicio» de sus funciones como jefe de Estado. Aquel día, no se informó de adonde se había trasladado el monarca. Tuvieron que pasar dos semanas para conocer que había sido acogido por Emiratos Árabes, donde permanece desde entonces.