El adelanto de las elecciones en Madrid definirá el tablero político del centroderecha en toda España

Gonzalo Bareño Canosa
G. Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El líder del PP, Pablo Casado, y la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un acto de campaña en las elecciones vascas
El líder del PP, Pablo Casado, y la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un acto de campaña en las elecciones vascas JAVIER ZORRILLA

10 mar 2021 . Actualizado a las 20:29 h.

El movimiento político de Ciudadanos y las reacciones políticas que ha generado definirán el futuro del centroderecha en toda España. La decisión de Díaz Ayuso de convocar elecciones la aboca a conseguir la mayoría absoluta solo con Vox, porque de otra forma no gobernará. Ese escenario de un posible Gobierno del PP con el partido de Santiago Abascal rompe el discurso del líder popular, Pablo Casado, que pretende marcar la máxima distancia política con Vox, que ayer no desaprovechó la ocasión para sacar pecho, tender puentes al PP y tachar de traidor a Cs.

La apuesta de Inés Arrimadas es un arma de doble filo que puede provocar el hundimiento definitivo de su partido. Primero, porque, de no alcanzar el 5 % exigido en Madrid, se quedaría fuera del Parlamento autonómico, lo que sería un mazazo casi irrecuperable. Y segundo, porque si PP y Vox logran la mayoría absoluta Cs quedaría en tierra de nadie. Por el contario, si no hay mayoría absoluta de izquierda ni de derecha, sus previsibles pocos escaños le darían la llave de Madrid. Al contrario que en Cataluña, donde el PSC se vio muy favorecido por el colapso de Cs, en Madrid, con un contexto político muy distinto, serían el PP y Vox los que podría beneficiarse en mayor medida de la sangría de Cs.

Aunque el escenario nacional favorece al PSOE, el órdago de Ayuso al llamar a las urnas ha cogido también desprevenido al PSOE madrileño, con su portavoz, Ángel Gabilondo, en retirada.