Podemos aprovecha la vacunación de Elena y Cristina para pedir la república

Ministros socialistas critican a las infantas y PP y Vox le restan trascendencia

La infanta Elena acudió este miércoles a su trabajo en la Fundación Mapfre, en Madrid
La infanta Elena acudió este miércoles a su trabajo en la Fundación Mapfre, en Madrid EUROPA PRESS

Madrid / La Voz

«Vamos a trabajar para que haya una república». El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, aprovechó la polémica creada por la vacunación de las infantas Elena y Cristina en Abu Dabi para reclamar el fin del actual modelo constitucional de monarquía parlamentaria. Durante una comparecencia telemática ante el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea de la Eurocámara, Iglesias se refirió a lo sucedido y afirmó que la sociedad española «no acepta» que los miembros de la monarquía reciban vacunas en Abu Dabi mientras el resto de ciudadanos «están disciplinadamente a la cola» para recibir las dosis que les corresponden. Según indicó, la polémica por la vacunación de las infantas y del rey emérito «empuja este debate en una dirección que para nosotros es buena, que es una dirección de horizonte republicano».

 Críticas de todo el Gobierno

«Es evidente que en la sociedad española hay un debate sobre la utilidad de la monarquía», indicó Iglesias, que aseguró que su partido trabajará «para que haya una república en España, aunque esto moleste a determinados poderes mediáticos e incluso a sectores del Estado profundo que tienen muchas dificultades para aceptar los resultados de la democracia». El número tres del Gobierno no fue el único dirigente de Unidas Podemos que cargó contra la monarquía. Su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, señaló que los representantes de la Corona española «hacen ostentación permanente del privilegio jurídico y económico, acercando así la república». Y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, indicó que el hecho de que las infantas Elena y Cristina se hayan vacunado en Abu Dabi mientras hay todavía «muchos profesionales corriendo riesgos» es «muy desagradable y muy feo» y ofrece una «imagen muy mala» de España.

En esta ocasión, sin embargo, las críticas no abrieron una brecha entre los dos socios del Gobierno de coalición, ya que también algunos ministros socialistas criticaron en términos muy duros la vacunación de las infantas. El titular de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, indicó que le parece «fatal» que las hermanas del actual monarca se vacunaran sin esperar a que les llegara su turno y destacó que los reyes Felipe y Letizia y sus hijas «no han caído en ese error» que contribuye, a su juicio, «a que la gente tenga mucha desconfianza». La vicepresidenta tercera, Nadia Calviño consideró «sorprendente» la noticia y señaló que vivir en sociedad es «respetar las reglas que nos hemos dado a nosotras mismos, particularmente personas que tienen un cierto papel público, aunque ya no tengan una posición institucional».

 PP: «No ha habido perjuicio»

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, criticó la vacunación de las infantas. «Y a ver cómo lo rotulas que te despiden y a ver cómo lo tuiteas que te denuncian y a ver cómo lo rapeas que te encarcelan», indicó en un mensaje en Twitter. Por el contrario, el PP y Vox restaron trascendencia a lo sucedido. El portavoz popular, José Luis Martínez-Almeida, indicó que no ha habido «perjuicio» a los ciudadanos porque las hermanas del rey «no le han quitado la vacuna a ningún español» y pidió no mezclar este asunto con la institución de la Corona. Y el portavoz de Vox en el Congreso Javier Ortega Smith encuadró la vacunación de las infantas en «una decisión personal» y añadió «el gran problema no está en si las infantas se han vacunado, sino en los miles de españoles que quieren vacunarse y no han podido».

El Gobierno cierra el paso a que el rey comparezca en el Congreso

Ramón Gorriarán
Felipe VI en el acto en el que se conmemoró la derrota del intento del golpe de Estado del 23F de 1981
Felipe VI en el acto en el que se conmemoró la derrota del intento del golpe de Estado del 23F de 1981

Los independentistas quieren que el jefe del Estado explique «los escándalos» de la Familia Real

El Gobierno no va a permitir que Felipe VI acuda al Congreso a rendir cuentas por «los escándalos» que afectan a su familia. La solicitud la han presentado este jueves Esquerra, Bildu, Junts per Catalunya, PDECat, la CUP, BNG, Compromís y Más País. La vicepresidenta primera ha afirmado que, además de ser «una fantasía de Esquerra», sería «inconstitucional».

Carmen Calvo ha explicado que el jefe del Estado es una figura «neutral» en términos políticos y, por tanto, «ni puede ni debe» ser fiscalizado por el Poder Legislativo. Es, ha añadido, «un símbolo de la unidad del Estado».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Podemos aprovecha la vacunación de Elena y Cristina para pedir la república