Juan Carlos Campo busca una vía para reactivar la negociación del Poder Judicial con el PP

Paula de las Heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en un acto en Barcelona
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en un acto en Barcelona

El Gobierno dice que ya admitió el veto de los populares a la jueza Victoria Rosell y reclama a Casado que acepte al magistrado de la Gürtel José Ricardo de Prada

03 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, intentará desencallar las negociaciones para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el responsable en la materia del PP, Enrique López. Campo siempre ha mantenido una vía abierta con el principal partido de la oposición sobre este y otros asuntos relacionados con su ministerio y en este momento es la única baza de Pedro Sánchez para intentar que Pablo Casado mueva ficha.

En el Gobierno argumentan que ya han cedido todo lo que podría resultar admisible. No ponen pegas a que el PP vete como vocal a la jueza y exdiputada de Unidas Podemos Victoria Rosell, que en la actualidad ocupa el cargo de delegada para la violencia de género, pero se niegan a dar su brazo a torcer con el juez José Ricardo de Prada. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, evitó este martes pronunciar sus nombres, pero fue clara.

Cuatro días después de que naufragaran las negociaciones que mantenían desde hacía diez días el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, y el secretario general de los populares, Teodoro Garcia Egea, Montero confirmó que, por su «vinculación expresa» al partido de Pablo Iglesias, el Ejecutivo había llegado a sacar del pacto uno de los dos nombres planteados por su socio de coalición, pero en alusión tácita al juez de la Gürtel, añadió: «Lo que no debería tener cabida es que se vete a personas por las actividades realizadas en el ejercicio de sus funciones profesionales».