Las diferencias en torno al relato de la negociación aplazan el anuncio del pacto en el CGPJ

Gobierno y PP rompen la negociación ante posiciones «irreconciliables». El nombre del futuro presidente y el veto de los populares a magistrados con perfiles afines a Unidas Podemos son los principales escollos

Teodoro García Egea, secretario general del PP, es el negociador de los populares para la renovación del CGPJ
Teodoro García Egea, secretario general del PP, es el negociador de los populares para la renovación del CGPJ EUROPA PRESS

Madrid / La Voz

El Gobierno y el Partido Popular han roto las negociaciones para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de otros órganos constitucionales al constatar que sus líneas rojas son «irreconciliables». El Ejecutivo y el PP han informado en sendos comunicados idénticos que durante todo el jueves ha habido conversaciones telefónicas y contactos que han certificado la existencia de «escollos» que impiden llegar a un pacto.

En concreto, han explicado que han intentado cerrar un acuerdo para las renovaciones pendientes en el CGPJ, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de Datos. Pero finalmente no ha sido posible pese a que sí lograron un pacto para la renovación de Consejo de Administración de Radiotelevisión Española.

Fuentes del Gobierno han manifestado a Efe que en las conversaciones se ha constatado que las líneas rojas del Gobierno y las del PP son «irreconciliables» en este momento. Por ello consideran que si alguien modifica su actitud, tendría sentido volver a sentarse para negociar, pero por el momento no se ha fijado un plazo para ello. Aunque el pacto se daba por hecho, los pronunciamientos contradictorios del PSOE, el PP y Unidas Podemos sobre la fórmula de la negociación hacen que ese anuncio se retrase a la espera de que cada uno trate de imponer su propio relato. El PP insiste en que su posición de que Unidas Podemos no participe en el acuerdo y no designe a vocales afines se mantiene, mientras que los de Pablo Iglesias aseguran que tienen su cuota en el consejo y que el acuerdo de los populares ha sido con todo el Gobierno. Es decir, con los dos partidos socios de la coalición y no solo con el PSOE.

Las negociaciones continúan y, a pesar de que se descarta que el pacto final se anuncie hoy viernes, durante el fin de semana podría concretarse el acuerdo. Aunque en Unidas Podemos se muestran confiados en lograr una representación de dos vocales en el consejo, el partido arremetió ayer contra el veto impuesto por el PP a la magistrada y exdiputada de la formación Vicky Rosell mientras promueve a «vocales amigos», entre los que los de Pablo Iglesias incluyen a Alejandro Abascal, magistrado de refuerzo de la Audiencia Nacional. El también magistrado José Ricardo de Prada, que fue ponente de la sentencia del caso Gürtel, también ha sido vetado por los populares, aunque el partido morado niega que lo estuviera auspiciando. El PP también ha rechazado que algún nombre propuesto por los independentistas se siente en el consejo, aunque sí habrá al menos un vocal catalán.

Los negociadores principales, que son por parte del Gobierno Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia, y por el PP Teodoro García Egea, han impuesto el silencio para evitar que el acuerdo, que está más cerca que nunca, acabe frustrándose. A la espera de que ese pacto se firme, surgen ya nombres de los posibles miembros del consejo.

 Evitar otro caso Marchena

La elección del futuro presidente o presidenta del CGPJ es uno de los mayores escollos. Hasta hace poco se daba casi por seguro que el puesto lo ocuparía María Pilar Teso, que a pesar de ser propuesta por el PSOE tendría el visto bueno del PP. Pero en las últimas horas surgen otros aspirantes. Ni socialistas ni populares quieren que el nombre de quien presida el consejo se confirme antes de que se conozcan los nombres de los vocales propuestos para evitar que se repita lo ocurrido en el 2018, cuando la filtración de que Manuel Marchena presidiría el consejo frustró el acuerdo alcanzado.

En lo que afecta a los vocales, por parte del PSOE, se da casi por segura la presencia de Inmaculada Montalbán, que ya fue vocal del CGPJ; Ángel Arozamena juez del Tribunal Supremo; José María Fernández Seijo, magistrado de la Audiencia de Barcelona o Ignacio Espinosa, expresidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja y tío del actual ministro de Consumo, Alberto Garzón. Aunque el PSOE trata de que este último se considere parte de la cuota de Unidas Podemos, el partido morado exige nombrar a alguien más afín.

Por parte del PP, además de Alejandro Abascal, suenan los nombres de Gema Espinosa, exdirectora de la Escuela Judicial, el magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Montero y el juez de Cartagena Raúl Sánchez Conesa, entre otros.

Ante la inminencia del acuerdo, el pleno del CGPJ decidió, a pesar de que figuraba en el orden del día, posponer el nombramiento de ocho altos cargos de la carrera judicial. El presidente del consejo, Carlos Lesmes, informó a los vocales de que el pacto entre estaba muy próximo y estos renunciaron a llevar adelante los nombramientos. Una posición que se había convertido en un pulso a los partidos para que aceleraran la renovación tras dos años actuando en funciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las diferencias en torno al relato de la negociación aplazan el anuncio del pacto en el CGPJ