Podemos justifica los disturbios por Hasel y lleva al límite su relación con el PSOE

Miguel Ángel Alonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Los socialistas acusan a sus socios de «alentar» los altercados, mientras que los dirigentes morados se niegan a condenar la violencia en las protestas por el encarcelamiento del rapero

18 feb 2021 . Actualizado a las 23:57 h.

La tensión permanente que se ha instalado en el Gobierno escala cada día un punto más. Este jueves, el nuevo intercambio de reproches y desautorizaciones entre PSOE y Unidas Podemos llegó en plena resaca por los graves disturbios originados tras las concentraciones convocadas en Madrid, Cataluña y otros puntos de España para protestar por el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasel. Mientras los morados evitaron condenar explícitamente los actos provocados por los manifestantes más violentos y pusieron el foco en cuestionar la actuación de los cuerpos policiales, los socialistas acusaron a su socio de coalición de «alentarlas», como señaló la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

La dirigente del PSOE se refería en concreto a un tuit del portavoz parlamentario de la formación morada, Pablo Echenique, en el que apoyaba «a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles». Se publicó el miércoles, a la 21.18 horas, cuando en la puerta del Sol de Madrid y en las principales capitales catalanas se levantaban barricadas y se producía el lanzamiento de objetos contra la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra. Echenique también exigía abrir una investigación para aclarar las causas por las que una joven perdió un ojo el día anterior a consecuencia del impacto de una bala de foam disparada por los Mossos durante el inicio de los disturbios en Barcelona.

Lejos de matizar su mensaje, el coportavoz en el Congreso de Unidas Podemos, Rafael Mayoral, evitó este jueves condenar explícitamente estos actos violentos pese a ser preguntado directamente por ello. Por contra, insistió en el discurso de su partido sobre la falta de «normalidad democrática» en España para explicar el origen de las protestas. «Hay sectores que no quieren abordar los problemas de fondo, que tratan de abordarlos como problemas de orden público», afirmó.