Illa presiona a Esquerra y traslada a los partidos, excepto a Vox, que se presentará a la votación de investidura

De momento, al menos, le falta una mayoría suficiente para ganar


Barcelona / Colpisa

ERC y el PSC han emprendido una pugna y casi una carrera por aparecer como la fuerza de referencia tras las elecciones del 14 de febrero, en que quedaron empatados en la primera posición con los mismos escaños. El mismo día que ERC anunció que iniciaba los contactos para empezar una negociación para formar gobierno, el candidato socialista, Salvador Illa, comunicó que completó una «ronda de llamadas» con todos los partidos que obtuvieron representación parlamentaria, salvo Vox, para «anunciarles» que presentará su candidatura a la presidencia de la Generalitat. «El cambio ha llegado y los socialistas lo haremos posible», aseguró el exministro de Sanidad.

Illa no tiene garantizada una mayoría suficiente para ganar una votación de investidura. De hecho, tras la ronda telefónica no precisó si cuenta con algún apoyo. Los comunes y Ciudadanos podrían llegar a respaldarlo, pero estaría muy lejos de la mayoría absoluta necesaria en primera ronda o de la mayoría simple que requiere la segunda vuelta. Necesitaría el apoyo de Junts o de ERC y esta posibilidad es a día de hoy inverosímil.

A pesar de las dificultades, Illa no renuncia a ser presidenciable. Su intención es un Gobierno como el de Pedro Sánchez, integrado por socialistas y comunes, con apoyos externos. No quiere que ocurra como con Inés Arrimadas, que ganó las elecciones del 2017 y renunció casi a las primeras de cambio a buscar alianzas para la votación.

El independentismo tiene mayoría absoluta, pero la opción de Illa es un elemento de presión en las negociaciones de los soberanistas. El Parlamento tiene como fecha límite para la elección del presidente de la Cámara catalana el 12 de marzo. Si JxCat y ERC pactan quién sustituye a Roger Torrent -en principio sería un dirigente de Junts por la alternancia con ERC, que presidiría la Generalitat-, las opciones de Illa, ganador de los comicios en número de votos, se habrán acabado. Porque quien propone un candidato a la investidura es el presidente de la Cámara tras una ronda de contactos con los grupos. No basta con postularse, hay que garantizar una mayoría, que el exministro no tiene.

Esquerra ha mostrado además prisas por diseñar un gobierno, entre otras razones para cerrar el paso al exministro de Sanidad y frustrar su plan de intentar una investidura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Illa presiona a Esquerra y traslada a los partidos, excepto a Vox, que se presentará a la votación de investidura