Illa reivindica su triunfo en votos y se postula para intentar la investidura

Afirma que su victoria supone el regreso de «la Cataluña de siempre»

Salvador Illa comparece junto a Miquel Iceta y Eva Granados tras conocerse los resultados
Salvador Illa comparece junto a Miquel Iceta y Eva Granados tras conocerse los resultados

Madrid / La Voz

«Me presentaré a la investidura. El cambio ha llegado a Cataluña para quedarse». Salvador Illa tiene claro que sus posibilidades de gobernar en Cataluña pese a su triunfo en las elecciones son prácticamente nulas. Pero pretende presentarse a la investidura reivindicando su victoria en votos. Así lo aseguró en su comparecencia tras confirmarse que el PSC superaba a ERC en el número de sufragios, aunque empataban a escaños. Lo anunciado por Illa, que huye así, como prometió, de la imagen de la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que renunció a presentarse como candidata ante el Parlamento pese a su triunfo, no depende sin embargo de su voluntad.

La designación del candidato a la investidura es una potestad del presidente de la cámara autonómica. Y, con los resultados en la mano, la presidencia del Congreso recaerá con toda seguridad en un independentista. Tras la preceptiva ronda de consultas, quien ocupe ese cargo podría postular a quien más apoyos tenga asegurados, que no tiene por qué ser Illa.

«La clara victoria en votos de nuestra candidatura significa pasara pagina y abrir una nueva página. Cambiar para reencontrarnos. El cambio ha llegado a Cataluña para quedarse. La victoria de hoy es el primer gran paso adelante», afirmó el exministro visiblemente emocionado. El efecto Illa, como se designó a la arriesgada apuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de postular como candidato al titular de Sanidad en plena pandemia, ha conducido finalmente a un triunfo histórico para los socialistas, que por primera vez son primeros en escaños, aunque empatados con ERC.

 «Cataluña quiere a España»

Esa victoria consolida a Illa como nuevo referente del socialismo catalán, en el que hasta ahora había desempeñado como secretario de organización un papel secundario y más centrado en la gestión del aparato, siempre a la sombra de Miquel Iceta. Como líder de la oposición, tratará de mantener el discurso sobre la necesidad de «pasar página» en Cataluña, en referencia a la necesidad de superar el conflicto independentista mediante el diálogo. «Cataluña quiere a España y España quiere a Cataluña», señaló ayer en un mensaje en esa dirección. No lo tendrá fácil en un Parlamento en el que la irrupción de Vox augura aún mayor tensión política.

El candidato socialista ocupará en solitario ese papel, frente a un independentismo que ve reforzada su mayoría y a una derecha en la que Vox, el PP y Ciudadanos competirán por encabezar el choque frontal con el secesionismo. «Esta es una victoria nuestra, presidente, de todos», dijo Illa en un mensaje a Pedro Sánchez, con quien compartió la responsabilidad de un triunfo que, según indicó, supone el regreso de «la Cataluña de siempre». Agradeció también especialmente la labor del jefe de gabinete de la Presidencia del Gobierno y principal estratega de su candidatura, Iván Redondo. El líder del PSC y ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, compareció también y se mostró convencido de que Illa será presidente de Cataluña algún día, sin comprometerse a que lo sea ahora. «Hemos vuelto a ser el primer partido de Cataluña. No lo conseguíamos desde el tiempo de Pasqual Maragall», dijo Iceta, recordando que el expresidente socialista de la Generalitat ganó en escaños, pero no en el sufragio popular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Illa reivindica su triunfo en votos y se postula para intentar la investidura