El centroderecha catalán se hunde y Vox suma más escaños que Cs y PP juntos

El partido que lidera Abascal se dispara como cuarta fuerza y consigue grupo propio

Santiago Abascal e Ignacio Garriga celebraron los resultados electorales de Cataluña
Santiago Abascal e Ignacio Garriga celebraron los resultados electorales de Cataluña

La Voz

Vox entra vigoroso en el nuevo Parlamento de Cataluña al sumar 11 escaños que le convierten en la cuarta fuerza política. El partido de Santiago Abascal da el temido sorpasso a Ciudadanos y al Partido Popular al sumar más asientos que las formaciones que lideran Inés Arrimadas y Pablo Casado juntas. Además, logra grupo propio en la Cámara catalana, en la que entra por primera vez. Los datos electorales superan con creces lo anunciado en las encuestas electorales de los últimos días y posibilitan que Vox se convierta en la nota más discordante de la nueva legislatura en Cataluña.

Vox ha superado con creces sus objetivos en las elecciones catalanas celebradas este domingo y el resultado cosechado es un serio toque de atención a escala nacional, ya que este resultado da fuerza a Santiago Abascal para empezar a disputar al popular Pablo Casado el liderazgo de la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez. El centroderecha definitivamente se ha hundido en Cataluña y Vox ha aparecido en escena con mucha fuerza para captar muchos de los votos conservadores. Vox, PP y Ciudadanos suman ahora 20 diputados, la mitad de los que los naranjas y los populares sumaron en el 2017.

Con el resultado de este domingo Vox está ya presente en un total de trece parlamentos autonómicos: Madrid, Murcia, Castilla y León, Cantabria, Aragón, Valencia, Asturias, Baleares, Andalucía, Ceuta, Melilla, País Vasco y Cataluña, informa Europa Press. Paralelamente, son seis las comunidades en las que no ha logrado aún representación alguna: Galicia, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja.

«Malos resultados para España»

El presidente de Vox, Santiago Abascal, habló de gesta histórica y erigió a su formación como la «primera fuerza nacional en Cataluña», pero advirtió de que no caerán en la euforia absurda. «Tenemos que reconocer que estos son unos malos resultados para España y, por tanto, son unos malos resultados para Vox». Y añadió que por este motivo asume la responsabilidad ante millones de españoles para «recuperar el orden constitucional en Cataluña». En su comparecencia junto a Abascal, el candidato Ignacio Garriga avisó de que Vox no se desmarcará «ni un milímetro» de su discurso de la campaña. Garriga afirmó que los resultados de Vox no son ninguna victoria porque el independentismo seguirá en disposición de gobernar.

Durante la campaña, los de Abascal decían que su objetivo era entrar en el Parlamento catalán y, si era posible, formar grupo parlamentario propio, lo que consiguieron ampliamente (para tener grupo se requieren cinco diputados y han obtenido 11); aunque en privado reconocían que el éxito sería superar al Partido Popular.

La formación de Santiago Abascal obtuvo representación por todas las circunscripciones: siete diputados por Barcelona, dos por Tarragona y uno por Lérida, informa Efe. Con el 99,6 % del voto escrutado, Vox sumó un total de 215.387 votos, casi el doble que el PPC (107.795) y cerca de 60.000 votos más que Ciudadanos

PERFIL DE IGNACIO GARRIGA, CANDIDATO DE VOX

Salto de gigante del «humanista cristiano» que se escapó del PP

 NACHO DE LA FUENTE

Con solo 34 años, Ignacio Garriga dio este domingo un salto de gigante en su corta carrera política al poner la primera pica de Vox en el Parlament con 11 escaños que, sin duda, agitarán el debate político catalán. Padre de cuatro hijos, este odontólogo y profesor universitario procede del PP al que se afilió en el 2005. Perteneciente al sector «renovador» surgido en torno a Montserrat Nebrera, Garriga abandonó las filas populares tras la victoria interna de Alicia Sánchez-Camacho al frente del PP de Cataluña.

Tras presentarse en el 2010 como número 18 por Barcelona en el partido Alternativa de Govern liderado por Nebrera, Ignacio Garriga giró más hacia la derecha y entró en Vox en el 2014. El partido de Abascal fue aupando poco a poco en el organigrama interno a su candidato mestizo -su madre es de origen ecuatoguineano y detesta que le llamen «el negro de Vox»- con el rodaje en dos legislaturas en un escaño en las Cortes Generales hasta convertirse en cabeza de lista de Vox por Barcelona.

Garriga, que se define como «humanista cristiano», no oculta que cuestiones como el matrimonio homosexual y el aborto le alejaron de los populares, a los que considera demasiado abiertos en lo relativo a la moral y la familia tradicional.

Albiach se ofrece a PSC y ERC para negociar: «El Govern de izquierdas es imparable»

En Comú repite con 8 escaños, siete por la provincia de Barcelona, pese a perder 130.000 votos

m.varela

La figura de Ada Colau, a la izquierda de la candidata Jessica Albiach anoche para valorar los resultados, sostuvo a En Comú Podem en las elecciones catalanas. La marca de Podemos en la comunidad perdió 130.000 votos, pero mantuvo los ocho diputados logrados en el 2017, siete de ellos por la provincia de Barcelona. «Nos hemos consolidado en un escenario de gran complejidad. Querían que desapareciéramos y hemos resistido. Ha sido un David contra Goliat, y aquí estamos: fuertes, convencidas, orgullosas y agradecidas», presumió Albiach durante un breve discurso en el que avanzó que hoy llamará al socialista Salvador Illa y al republicano Pere Aragonès para negociar el nuevo ejecutivo.

«El Govern de izquierdas es posible. Es más, diría que es imparable», aseguró la candidata, que advirtió de que Cataluña «no soporta más el desastre de Govern de Junts y ERC». Así, Albiach defendió una coalición «de izquierdas y transversal», insistiendo en que se superen los «vetos estériles, que no sirven, que no suman». La líder de la formación morada recordó que tanto en Madrid como en Barcelona hay acuerdos con Esquerra para gobernar.

Los comunes mantuvieron la tendencia de las encuestas, concurriendo con el objetivo de ser llave del próximo gobierno para el que, sin embargo, no tienen capacidad de decidir su futuro. Pablo Iglesias, que pese a formar parte del Gobierno describió ayer a su formación como «fuerza modesta», la reivindicó también como «ineludible para un gobierno de izquierdas» en Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El centroderecha catalán se hunde y Vox suma más escaños que Cs y PP juntos