La defensa de Luis Bárcenas plantea un careo entre el extesorero del PP y Mariano Rajoy

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Casado dice que no trata «con delincuentes» y que no le temblará el pulso si se demuestra que Rajoy conocía la caja B. Feijoo ve en las revelaciones de Bárcenas «una estrategia del PSOE y de otros partidos»

08 feb 2021 . Actualizado a las 20:30 h.

Luis Bárcenas trasladó este lunes al juez su predisposición a mantener un careo con Mariano Rajoy en caso de que el tribunal que deliberará sobre el supuesto pago con dinero negro de la reforma de la sede central del PP aprecie contradicciones en sus testimonios.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acogió ayer la primera sesión de la vista oral con lo que en términos jurídicos se conoce como cuestiones previas. Había cierta expectación acerca de si Gustavo Galán, el nuevo abogado del extesorero del PP, aportaría nuevas pruebas con las que su cliente trataría de demostrar la existencia de una Caja B y consolidar así el giro que emprendió la pasada semana con el envío a Anticorrupción de un escrito en el que se mostraba dispuesto a colaborar con la Justicia y en el que acusaba al expresidente del Gobierno de haber destrozado la libreta con las anotaciones de los pagos en negro. Bárcenas aseguraba tener a buen recaudo alguna copia que le habrían sido sustraídas en un episodio de la Operación Kitchen, otra causa donde se investiga la supuesta utilización de recursos del Ministerio del Interior para eliminar cualquier prueba que pudiese conservar el extesorero. En dicho escrito, Bárcenas también garantiza la existencia de una grabación en la que su antecesor en el cargo, el fallecido Álvaro Lapuerta, comentaba con alguien de su confianza los pagos en dinero negro. La defensa de Bárcenas tampoco presentó ayer dicha grabación, pero pidió que se citase a declarar al periodista Francisco Mercado, el supuesto autor de dicha grabación, quien, según él, podría conservarla en su poder.

El «desgaste» del PP

Por su parte, el abogado contratado por el PP para su defensa, Jesús Santos, denunció que las acusaciones populares presenciadas en el caso solo pretenden el «desgaste» de la formación liderada por Pablo Casado. Santos argumentó que uno de los abogados de Izquierda Unida es Enrique Santiago, secretario general del PCE y diputado de Unidas Podemos; también trató de poner de relieve los «vínculos políticos» entre el PSOE y Adade, que calificó como «una asociación vinculada» a Ferraz, así como que el letrado contratado para el proceso por el Observatori Desc es Gonzalo Boye, el mismo que lleva la defensa del expresidente catalán fugado en Bruselas, Carles Puigdemont.

El abogado del PP también pidió que se anulen las testificales de Rajoy, Cospedal y otros exdirigentes, al entender que «lo único por lo que se pretende» traer los es para provocar «el desgaste» de esta formación y «el escarnio del adversario político».

En Génova lamentan la coincidencia del juicio con la campaña catalana como una prueba de la persecución con fines electorales. La pasada semana, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, sugirió la existencia de un pacto entre el extesorero y la fiscala general del Estado, Dolores Delgado, recordando su pasado reciente como ministra de Justicia con el Gobierno del PSOE.

Anticorrupción divulgó ayer un comunicado negando cualquier tipo de acuerdo con Bárcenas y en el que se refiere al escrito enviado por el extesorero como un texto con «escasas novedades, ninguna sustancial».

Casado dice que no trata «con delincuentes»

El líder del PP, Pablo Casado, ha afirmado rotundo que ni él ni nadie de su equipo ha tratado con «delincuentes» y ha culpado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de buscar perjudicar a su partido con la confesión del extesorero Luis Bárcenas en plena campaña de las elecciones catalanas. Dicho esto, ha garantizado que no le «temblará el pulso» si se demuestra que algún militante actual del partido conocía la caja B, en alusión a dirigentes como el expresidente Mariano Rajoy.

 «No voy a pasar ni una. Si el juez determina que hay alguna responsabilidad por parte de algún militante del partido actual, es que no me va a temblar el pulso. Hay unos Estatutos y será suspendido o será expulsado, y lo quiero dejar muy claro», ha declarado en una entrevista en Onda Cero, que ha recogido Europa Press.