El CGPJ convoca dos plazas mientras el Congreso acelera para limitar sus funciones

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

BENITO ORDOÑEZ

La reforma, tramitada por vía urgente, se prevé lista para mediados de marzo

05 feb 2021 . Actualizado a las 08:51 h.

El Congreso continúa dando pasos firmes para apurar al máximo la reforma impulsada por el PSOE y Unidas Podemos mediante la que pretenden limitar las atribuciones del Consejo General del Poder Judicial mientras se encuentre en funciones. Una vez desechado el escrito enviado por el órgano de gobierno de los jueces en el que instaba a la Cámara a recabar informes de otras instituciones antes de seguir adelante, la ponencia de la comisión de Justicia se reunió ayer a puerta cerrada a la conclusión del Pleno para estudiar las enmiendas parciales registradas por el PP, un trámite a solventar sin ningún tipo de contratiempos para socialistas y morados gracias a la mayoría de la que disfrutan en la Mesa.

La tramitación de la reforma continúa por la vía de urgencia. Fuentes parlamentarias advirtieron que en dos semanas esperan en contar con el texto definitivo que, al tratarse de una ley orgánica, tendrá que volver a pasar por el Pleno. Según los plazos previstos, la aprobación definitiva en el Congreso será antes de que concluya el mes de febrero, probablemente durante la semana siguiente a la resaca tras las elecciones catalanas fijadas para el día 14. A renglón seguido solo restará su paso por el Senado, que previsiblemente se convertirá en otro trámite, ya que PSOE y Podemos disfrutan de los apoyos suficientes para sacar adelante la votación. De este modo, a mediados de marzo estaría ya todo listo para su entrada en vigor.

Una de las modificaciones más sustanciales que recoge la reforma es la limitación de los nombramientos de nuevos jueces por parte del CGPJ mientras este organismo se encuentre en funciones, como es el caso. La renovación del CGPJ pasa por un acuerdo entre el PSOE y PP, ya que requiere de una mayoría de al menos tres quintas partes de la Cámara baja, algo a lo que los populares se niegan mientras Podemos forme parte de los nombramientos de los magistrados.