Los presos del «procés» salen de la cárcel pendientes de la Fiscalía y exigiendo amnistía

JxCat y ERC buscan el golpe de efecto emocional usando en mítines a Junqueras, Rull y Turull a las pocas horas de dejar el penal de Lledoners

Los políticos presos por el desafío al Estado, al salir de la carcel de Lledoners este viernes
Los políticos presos por el desafío al Estado, al salir de la carcel de Lledoners este viernes

Barcelona / Colpisa

Golpe de efecto del independentismo en el primer día de campaña. Tras la concesión por parte de la Generalitat del tercer grado penitenciario, ocho de los nueve presos del procés (todos menos Carme Forcadell) salieron este viernes de la cárcel y se convirtieron en los protagonistas de los actos electorales de sus partidos. Jordi Turull y Josep Rull intervinieron en un mitin de Junts en Reus (Tarragona) y Oriol Junqueras y Raül Romeva en uno de Esquerra en Badalona junto a Pere Aragonès.

La campaña está marcada por la pandemia y las propuestas para salir de la crisis, pero con el concurso de los presos, el independentismo juega la carta emotiva, en la que se siente más cómodo, pone sobre la mesa la reivindicación de la amnistía, cuando el Gobierno deberá decidir en los próximos meses sobre los indultos, y sitúa el relato de la campaña donde mejor se defiende: en el ataque a España, el agravio, el victimismo y la denuncia de que existe una «operación de Estado» para perjudicarlos.

«Llamo a todos los que sufren represión y están en el exilio para que sepan que nosotros seremos los que más trabajaremos para su vuelta y el fin de la represión», afirmó Junqueras a las puertas del penal de Lledoners, en Barcelona. El líder de ERC intervino en un mitin en Badalona por primera vez desde su entrada en prisión hace tres años.

Todos los presos llamaron a la movilización. Jordi Sànchez emplazó, por su parte, a votar masivamente el 14 de febrero y no dejarse vencer «por el miedo y el covid, y a desafiar a los que quieren» que los ciudadanos se queden en casa. «Hay una cosa que no cambia nunca, nuestra determinación. No nos rendiremos, es la dignidad de un pueblo que ha votado y quiere ser libre», aseguró Rull. «[El rapero] Pablo Hasel a punto de entrar en la cárcel y hay 3.000 personas represaliadas. Tenemos que empezar a asumir que esto se tiene que acabar», reclamó Raül Romeva. 

«Sí, lo volveremos a hacer»

«El fin de la represión nunca vendrá de renuncias, ni de arrepentimientos ni de reformas parciales del Código Penal ni mucho menos de indultos», afirmó Jordi Cuixart en un acto de Òmnium Cultural. «Sí, lo volveremos a hacer. Volveremos a ejercer todos los derechos vulnerados», remató.

El secesionismo más radical lleva meses pidiendo al Gobierno catalán que abra las cárceles y libere a los presos de manera unilateral, sin tener en cuenta que cumplen una condena. Esa posibilidad está descartada, pero por la vía del tercer grado, el Ejecutivo de ERC y JxCat ha conseguido que los presos puedan salir durante el día del penal y los fines de semana puedan pasarlo en casa, lo que permite su participación en la campaña.

La Fiscalía ya ha abierto la puerta a recurrir el tercer grado, por lo que si se les revocara de nuevo la semilibertad y en medio de la campaña, sería otro acicate para la movilización independentista, que volvería con el mantra del victimismo. 

Llamamiento a desobedecer

Es lo que intentó ayer el Consejo por la República del expresidente Carles Puigdemont, quien hizo un llamamiento a «desobedecer» a la Junta Electoral Provincial (JEP) de Barcelona, que denegó el permiso a la ANC para convocar una concentración por los presos los días 1 y 8 de febrero. Anoche, la Asamblea Nacional Catalana, en un nuevo desafío a las instituciones, anunció que mantiene los actos de apoyo a los políticos encarcelados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los presos del «procés» salen de la cárcel pendientes de la Fiscalía y exigiendo amnistía