La Generalitat desafía al Tribunal Supremo y vuelve a dejar en libertad a los presos del 1-O

Cristian Reino COLPISA | BARCELONA

ESPAÑA

En la imagen, de izquierda a derecha, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva
En la imagen, de izquierda a derecha, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva Òmnium Cultural

El Govern facilita que participen en la campaña electoral catalana

28 ene 2021 . Actualizado a las 20:07 h.

Pocas horas antes del inicio de la campaña para las elecciones catalanas del 14 de febrero, la Generalitat concedió el tercer grado penitenciario a los presos del procés, salvo a Carme Forcadell, cuyo expediente aún no se ha resuelto porque en la cárcel en la que cumple la pena hay un brote de coronavirus. La decisión de la Generalitat llegó dos semanas después de que las juntas de tratamiento de las prisiones aprobaran la clasificación del régimen de semilibertad. El pasado 4 de diciembre, el Supremo anuló la anterior concesión de tercer grado decidida por el Departamento de Justicia de la Generalitat, que tiene las competencias de prisiones de Cataluña.

El alto tribunal, que fue quien juzgó y condenó a los líderes secesionistas, adujo para oponerse al tercer grado que era preciso que transcurriera un período de tiempo mayor que el que los presos llevaban entonces en prisión, más aún teniendo sus condenas (de 9 a 13 años). En cualquier caso, el Supremo no precisó cuánto tiempo sería necesario para que la medida no fuera considerada «prematura».

La obtención del tercer grado es de efecto inmediato. Los presos, por tanto, saldrán hoy viernes de la cárcel para ir a trabajar o hacer labores de voluntariado durante el día. Podrán pasar los fines de semana en casa. Pero sobre todo, podrán participar en los actos de la campaña.