Podemos mantiene el desafío al PSOE y apoya la movilización sindical por el salario mínimo

Zapatero minimiza las discrepancias en el seno del Gobierno

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la reunión de embajadores de España celebrada este martes
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su intervención en la reunión de embajadores de España celebrada este martes EFE

Madrid / La Voz

El PSOE y Unidas Podemos, socios en el Gobierno de coalición, mantienen sus diferencias en torno a cuestiones que van desde la necesidad de aprobar una ley de la Corona hasta la reforma de las pensiones, sin renunciar a presentar proyectos propios incluso aunque no alcancen un consenso previo. Pese al rechazo expresado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a una subida inmediata del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), Unidas Podemos mantiene la presión sobre el PSOE y este martes anunció que apoyará los actos de movilización que lleven a cabo los sindicatos en la calle para exigirla. El partido morado considera que esas movilizaciones conseguirán vencer la resistencia de los socialistas a cumplir los acuerdos que firmaron para formar el Ejecutivo de coalición.

A las discrepancias manifestadas hasta ahora se suma también la pretensión del partido del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, de introducir en la nueva ley de Vivienda la prohibición permanente de los desahucios, vigente ahora solo mientras dure el estado de alarma. Algo que no se plantea en el ala del Gobierno formada por ministros del PSOE. Socialistas y morados insisten sin embargo en defender como normales esas discrepancias. Una tesis a la que se suma el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que minimizó la importancia de esos desencuentros diciendo que, aunque a él le gustaría que hubiera «menos discrepancias», las cosas «que de verdad importa son las que quedan».

 Tregua sobre las pensiones

El exjefe del Ejecutivo socialista reveló además que en los gobiernos monocolor como el que él presidió había también diferencias «que trascendían menos», y defendió los pactos del Gobierno con EH Bildu porque, según afirmó, recibieron «una promesa democrática» de que «si abandonaban la violencia» podrían participar en las instituciones.

En una de las cuestiones que generan mayor discrepancia en el seno del Ejecutivo, la posibilidad de aumentar los años de cómputo para el cálculo de las pensiones, las dos formaciones parecen haberse dado una tregua, una vez que la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, confirmó ayer que la elevación a 35 años del cómputo de la vida laboral que defendía el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, no se incluye en el pan de reformas del Gobierno enviado a Bruselas. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, se felicitó por ello y emplazo a la coalición a seguir trabajando en los compromisos «adquiridos» .

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Podemos mantiene el desafío al PSOE y apoya la movilización sindical por el salario mínimo