España padece las temperaturas más bajas desde 1963

Álvaro Soto / Antonio Paniagua MADRID / COLPISA

ESPAÑA

En Ávila las temperaturas cayeron por debajo de los -10 grados
En Ávila las temperaturas cayeron por debajo de los -10 grados RAÚL SANCHIDRIÁN

La ola de frío barre 40 provincias y deja la mínima en la localidad turolense de Bello, que registró 25,4 grados bajo cero

12 ene 2021 . Actualizado a las 22:22 h.

España tiritó en la madrugada del lunes al martes con temperaturas que no se habían conocido en las últimas seis décadas. Según los datos de la Agencia Española de Meteorología (Aemet), la localidad de Bello, en Teruel, se congeló a -25,4 grados a las 5.10 de la mañana, una cifra que no se alcanzaba en una población española (aunque sí en la montaña) desde 1963. El 17 de diciembre de ese año, en Calamocha, se llegó a -30 grados. En la clasificación del frío, tras Bello quedaron Molina de Aragón, en Guadalajara, que registró -25,2 grados a las 5.40 horas, y Calamocha, en Teruel, con -21,3 grados.

La noche fue gélida en el interior de la Península y, sobre todo, en la zona del país que los meteorólogos llaman «el polo frío español», entre las localidades de Teruel, Calamocha y Molina de Aragón, una superficie de 2.000 metros cuadrados entre las provincias de Teruel y Guadalajara.

Teruel, con -21 a las 8.20, fue la capital de provincia que registró una temperatura más baja, pero otras siete contabilizaron mínimas por debajo de los diez grados bajo cero: Toledo (-13,4), Madrid (-13,2), Albacete (-11,2), Salamanca (-11,9), Ávila (-10,6), Cuenca (-10,8) y Guadalajara (-10,5). La alerta roja por la ola de frío se extendió este martes a 41 de las 50 provincias españolas.

«Las heladas han sido generalizadas. Se han producido en todo el país, salvo en los litorales. Es posible que estemos ante una de las noches más frías en nuestro país en muchas décadas, aunque para hacer una valoración más precisa necesitaremos más datos», apunta Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

La explicación a estos valores térmicos tan bajos se halla en tres factores: «Las bajas presiones anticiclónicas, el viento en calma y sobre todo, la abundante capa de nieve en el suelo», detalla Del Campo. «La nieve no absorbe la luz del sol durante el día, y eso hace que el enfriamiento del suelo, que no ha recibido calor, sea muy intenso», subraya el portavoz de la Aemet.

Con estas temperaturas, que se mantendrán hasta el final de la semana, el retorno a la normalidad en el centro del país continúa lejos de llegar. Porque a los problemas habituales del frío se une otro, inesperado, pero tremendamente dañino: el hielo en las calles de pueblos y ciudades está provocando multitud de caídas, que se convierten en fracturas (de muñeca, de cadera, de fémur o de tobillo) y que están colapsando las urgencias de los hospitales, ya de por sí en una situación crítica ante el enorme repunte de casos de covid-19 tras las fiestas de Navidad.

En Madrid, los hospitales y los centros de salud han atendido en los últimos días a 2.000 personas por roturas de huesos y contusiones tras un resbalón. En el hospital de Toledo se atendieron 152 en un día y en el Hospital de Guadalajara, únicamente este martes, 35 fracturas de cúbito y radio, cuando en un mes tratan habitualmente 25.

Parques cerrados de forma indefinida en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid decretó este martes la prohibición indefinida del acceso «a todos los parques y zonas verdes» de la capital por el riesgo de caída de árboles.