La regulación de la Corona reaviva las tensiones en el Gobierno de coalición

Miguel Ángel Alfonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Felipe VI, en un instante de su discurso de Nochebuena
Felipe VI, en un instante de su discurso de Nochebuena POOL

Una reforma constitucional sobre la monarquía exigiría disolver las Cortes

05 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque llevan la defensa del republicanismo en su ADN, en Unidas Podemos son plenamente conscientes de que la actual correlación de fuerzas en el Congreso de los Diputados dificulta en extremo la posibilidad de organizar un referendo o una reforma constitucional de calado que afecte a la jefatura del Estado. Sus dirigentes ya han expresado en reiteradas ocasiones, incluso, que el «horizonte republicano» está en manos de «generaciones más jóvenes».

Sin embargo, en su primer año como fuerza de Gobierno, los morados han iniciado una ofensiva para abrir un debate sobre la Corona espoleados, además, por los supuestos casos de corrupción en los que se ha visto envuelto el rey emérito, sobre todo tras su marcha a Abu Dabi hace cuatro meses. Una estrategia que ha vuelto a dividir a las dos alas del Consejo de Ministros en este comienzo de año por sus diferencias sobre el alcance que pueden tener las futuras reformas de la institución. Mientras el PSOE pide ir «paso a paso» y no cree conveniente dar prioridad a la cuestión en pleno inicio de la tercera ola de la covid-19 en España, desde Unidas Podemos mantienen su intención de llevar al Congreso en los próximos meses una Ley de la Corona que fiscalice la acción del monarca y su familia.

Paradójicamente, fue el anuncio el pasado 24 de diciembre por parte del presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, de presentar esta ley, lo que ha llevado a formaciones como el PSOE o el PP a abrirse públicamente a introducir cambios en la institución, algo que llevaban reclamando muchos juristas prácticamente desde el inicio de la Transición.