Iglesias se desmarca de Sánchez y no apoya su hoja de ruta sobre la Corona

Sitúa las pensiones como una línea roja y exige al PSOE que cumpla el pacto de Gobierno

Pablo Igleisas saluda a Felipe VI tras prometer su cargo ante el monarca como vicepresidente segundo del Gobierno
Pablo Igleisas saluda a Felipe VI tras prometer su cargo ante el monarca como vicepresidente segundo del Gobierno EUROPA PRESS

Madrid / La Voz

El anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que el Ejecutivo prepara junto a Felipe VI una «hoja de ruta» para introducir reformas en la regulación de la Corona y convertir la institución en una «monarquía del siglo XXI» no afloja la presión de su socio y vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. Un día después de que Sánchez asegurara que el propio monarca está decidido a dar pasos en favor de la transparencia y la rendición de cuentas, el líder de Unidas Podemos se desmarcó del jefe del Ejecutivo asegurando que no comparte su intención de reforzar la Corona. Iglesias aprovechó este debate para marcar distancias con los socialistas, asegurando que el PSOE es un partido «monárquico» mientras su formación es republicana.

 Sitúa al PSOE junto a la derecha

«Yo respeto que los monárquicos quieran reforzar a la Corona, pero creo que lo que hay en este país es un debate sobre si la monarquía es más o menos útil», explicó Iglesias, apartándose así de la posición de Sánchez, que sostiene que lo que hay es un problema personal de Juan Carlos I por sus irregularidades fiscales que no afecta en modo alguno a la institución que representa ahora Felipe VI. «Las dos fuerzas políticas tenemos opiniones diferentes», admitió el vicepresidente segundo, que explicó que su formación ha hecho «muchas iniciativas a nivel parlamentario para que se puedan investigar actividades presuntamente ilícitas de la familia real». «Hay un debate sobre si tiene sentido que los presuntos delitos del anterior jefe de Estado y miembros de la familia real puedan ser impunes», insistió Iglesias. Pero fue incluso más lejos y equiparó la posición del PSOE sobre la monarquía de Felipe VI con las que mantiene las fuerzas de la derecha.

 Cuestiona la labor del CIS

A su juicio, el discurso del jefe del Estado «causó reacciones diferentes» en los partidos. «A Vox y al PP le encantó, al PSOE parece que también, y a las fuerzas republicanas no nos gustó tanto por las ausencias de su discurso» indicó. Cuestionó además las voces que, dentro y fuera del Gobierno, aseguran que el debate sobre la monarquía no interesa en este momento a la mayoría de los ciudadanos. «Si no interesa, ¿por qué hay tantos periódicos monárquicos que no hablan de otra cosa? Si no le interesa a nadie, ¿por qué el CIS no pregunta por esto?», se preguntó.

 Diferencias en pensiones y SMI

Pero la monarquía no fue el único punto en el que se desmarcó del PSOE. Situó una «línea roja» en la mejora de la pensiones y exigió al sector socialista del Ejecutivo que respete un acuerdo de investidura que, según dijo, es «incompatible» con una reforma como la que plantea el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que implica extender el período de cómputo para el cálculo de la pensión. Algo que, a su juicio, supone empeorar las prestaciones. Otra «diferencia clara» es, según admitió, la subida del salario mínimo que impulsa la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y que Sánchez y la ministra Nadia Calviño rechazan.

El vicepresidente segundo defendió como un «jarabe democrático los escraches a los políticos del PP en la etapa de Gobierno de Mariano Rajoy, pero considero muy «doloroso e intimidante» haber recibido el acoso de ciudadanos a las puertas de su chalé en Galapagar.

Page rechaza la medida de gracia y advierte de que el PSOE haría un «ridículo histórico» si se concede

 Madrid

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, rechazó la posibilidad de que los condenados por el desafío independentista en Cataluña puedan ser indultados. El dirigente socialista explicó que si, una vez recibido el indulto, los que protagonizaron los hechos por los que acabaron condenados por sedición «volvieran al mismo camino», sería un «ridículo histórico» para el PSOE. En una entrevista con Antena 3, García-Page reconoció estar disgustado por el hecho de que los indultos «estén manoseados desde el punto de vista político». El presidente castellanomanchego indicó que esta «figura de gracia» a favor de los condenados no le hace «ninguna gracia», y cuestionó que se utilice en Cataluña para «ganar votos» ante una próxima convocatoria electoral. Se alineó irónicamente con la fórmula utilizada por del líder de ERC, Oriol Junqueras, uno de los condenados, para despreciar el posible perdón por parte del Gobierno. «Que se metan el indulto por donde les quepa», afirmó. Poniéndose «en el lugar» del PSOE, aseguró que aunque se tenga «buena voluntad» para arreglar las cosas, el ridículo sería «histórico» si «mañana se indultara y pasado mañana volvieran por el mismo camino los independentistas»

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, avisó también a Sánchez de que solo el hecho de insinuar que puede haber un indulto supone «un escándalo y una humillación» a los españoles. Y advirtió por ello que, en caso de que conceda el indulto, el PP recurrirá la decisión ante el Supremo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Iglesias se desmarca de Sánchez y no apoya su hoja de ruta sobre la Corona