El independentismo acaba la legislatura catalana pidiendo al Congreso una ley de amnistía

El Parlament le insta a que impulse una norma que permita la excarcelación de los presos, el regreso de los dirigentes huidos el archivo de las causas del «procés»


BARCELONA / COLPISA

La Cámara catalana bajó este viernes el telón. Y lo hizo dividida en dos bloques como al inicio de la legislatura. El de los independentistas, por un lado, y el de los constitucionalistas, por otro, con los comunes, en medio. Esta fue la foto que deparó la votación de la resolución que los grupos independentistas presentaron en el último pleno de la legislatura a favor de la amnistía.

Con el apoyo favorable de JxCat, ERC y la CUP, el Parlament aprobó una moción, que insta al Congreso a impulsar una ley de amnistía que permita la excarcelación de los presos, el regreso de los dirigentes huidos al extranjero y el archivo de las causas abiertas por el procés. Ciudadanos, el PSC y el PP votaron en contra y Catalunya en Comú se abstuvo. No es más que un mero brindis al sol, una resolución sin efectos jurídicos, que está muy lejos de lo que habían reclamado los presos, en concreto Jordi Cuixart, que exigió impulsar una ley de amnistía en la Cámara catalana, aunque carezca de las competencias para ello.

JxCat, ERC y la CUP registrarán la ley en el Congreso el 15 de marzo. En el debate, los comunes afirmaron que están a favor de la amnistía de los presos soberanistas. Pero no votaron a favor, porque los independentistas se negaron a incluir en la moción las otras dos vías que están sobre la mesa para que los reos del procés salgan de prisión: el indulto y la reforma del delito de sedición. El debate sirvió además para escenificar la división interna entre los independentistas. JxCat admitió que es «imposible» que el Congreso impulse una ley de amnistía. Los postconvergentes cargaron contra el actual Gobierno central y censuraron el apoyo de los republicanos al Ejecutivo español. La CUP criticó a la Generalitat por que esté presente como acusación particular en causas contra CDR, mientras JxCat y ERC piden la amnistía. Esquerra, por su parte, rechazó los indultos y la reforma del Código Penal pues solo favorece a los encarcelados, pero no al resto de encausados.

Los socialistas rechazaron la amnistía, pues a su entender no tiene cabida en la Constitución, e instaron a los grupos secesionistas a pedir «perdón» por los hechos de octubre de 2017.

Esquerra Republicana ganaría las elecciones del 14 de febrero, aunque JxCat reduce distancias 

El mano a mano entre ERC y JxCat se mantiene a solo dos meses de las elecciones catalanas, aunque la formación de Carles Puigdemont recorta distancias. El centro de estudios de opinión de la Generalitat ha dado a conocer el último barómetro del año, que coincide con el final de la legislatura, a solo cuatro días de que Pere Aragonès firme el decreto de convocatoria de los comicios del 14-F.

Esquerra sigue liderando las encuestas, pero con menos diferencia sobre el resto que en los sondeos anteriores. Los republicanos arrancarán la campaña electoral, dentro de mes y medio, con la perspectiva de que podrían ganar las elecciones autonómicas catalanas por primera vez desde la Segunda República.

La formación encabezada por Pere Aragonès podría obtener 35 escaños, tres más que ahora y entre tres y cinco más que JxCat, que sigue de cerca a los republicanos y que va recortando distancias poco a poco. ERC pierde dos diputados respecto al sondeo de noviembre y los ganan los postconvergentes. Entre ambas formaciones, actuales socias de gobierno, podrían llegar a sumar 67 escaños, a uno de la mayoría absoluta.

En tercera posición quedaría el PSC, con 25 parlamentarios, ocho más que en la actualidad y beneficiado por el derrumbe de Ciudadanos, que podría pasar de 36, como primera fuerza en las últimas elecciones del 2017, a 14-16. La quinta plaza se la juegan entre la CUP, PP y los Comunes, todos ellos con perspectivas de poder llegar a nueve asientos en la Cámara catalana. Vox podría irrumpir con fuerza por primera vez con 4 a 6 escaños y el PDeCAT estaría en disposición de obtener uno.

La última encuesta del año arroja un gran resultado para el independentismo. Y es que no solo podría superar el 50% de los votos por primera vez en la historia en unos comicios, sumando los sufragios de las cuatro formaciones que obtendrían representación (50,9%), sino que las fuerzas secesionistas aumentarían su peso en el Parlament.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El independentismo acaba la legislatura catalana pidiendo al Congreso una ley de amnistía