Estalla la tensión en el Gobierno ante el intento de Iglesias de apropiarse de la agenda social

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso J.J. GUILLÉN

Podemos aviva el choque y presiona a Sánchez para doblegar a Calviño, pero el presidente defiende a su ministra de Economía

17 dic 2020 . Actualizado a las 08:41 h.

Las discrepancias en el Gobierno entre el sector socialista y el de Unidas Podemos vienen de lejos. Pero, hasta ahora, esa bronca no se había reflejado en una imagen. Ayer, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la hicieron patente en una acalorada discusión en los pasillos del Congreso. «No seas cabezón», le dijo la portavoz a su compañero de gabinete. A dos semanas de que se aprueben los Presupuestos, y a dos meses de las elecciones catalanas del 14F, Iglesias aviva el choque para arrogarse toda la agenda social del Gobierno y la defensa de la república.

 Salario Mínimo

Iglesias presiona contra Calviño. Pablo Iglesias y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, presionan a Pedro Sánchez para que desautorice a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que se opone a la subida del salario mínimo que defiende Unidas Podemos con el argumento de que destruiría empleo. Ayer, Díaz volvió a la carga. Aseguró que congelar el SMI sería «incoherente» y «contradictorio» cuando, a su juicio, más falta hace subirlo. La contestó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que recordó que el compromiso de elevarlo hasta el 60% del salario medio es «de legislatura», no anual, y defendió la «mirada de izquierdas» de Calviño frente a los ataques de Podemos y EH Bildu.

 Cómputo de las pensiones

Escrivá solivianta a Podemos Tras el espejismo de un consenso en el Pacto de Toledo, incluso con la oposición, la propuesta del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, de elevar de 25 a 35 años el período de cómputo para la pensión ha desatado la tormenta. Podemos, aliada en este caso con los sindicatos, lo rechaza de plano y considera que se trataría de una bajada encubierta de las pensiones que iría en contra del pacto de Gobierno.