El Gobierno asegura que no sabe cómo llegaron a la península miles de migrantes desde Canarias

Miguel Ángel Alfonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Varias decenas de inmigrantes llegaron el martes a La Restinga, en la isla de El Hierro
Varias decenas de inmigrantes llegaron el martes a La Restinga, en la isla de El Hierro Gelmert Finol

Montero afirma que los traslados se realizan de «forma puntual» tras la polémica por el aterrizaje de un vuelo en Granada con 200 irregulares

09 dic 2020 . Actualizado a las 20:57 h.

Valencia, Alicante, Zaragoza, Barcelona, Málaga, Sevilla, Granada... En los últimos días han aterrizando en distintos puntos de la península vuelos comerciales que trasladan a migrantes en situación irregular desde Canarias, como alertan desde el sindicato SUP de la Policía Nacional, que denuncian que estos se están produciendo «sin protocolos y falta de control». Unas reubicaciones que el Gobierno aseguró este miércoles desconocer completamente. «No nos consta ninguna actuación en este sentido», afirmó en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, que insistió en que los traslados oficiales se siguen realizando «de forma puntual» y «priorizando a aquellos que tienen protección en su perfil internacional» o de colectivos vulnerables. Dos grupos que, en todo caso, suponen un bajo porcentaje del total.

Desde el Ministerio del Interior ya se descartó hace unas semanas realizar traslados desde el archipiélago al continente como método para aliviar la presión migratoria que se vive en Canarias. Se apostaría, anunciaron entonces, por la deportación a terceros países «para no fomentar el efecto llamada».

Por ello, desde el SUP también han preguntado, a través de una carta dirigida a los ministerios del Interior y de Migraciones, si conocen si alguna oenegé ha podido organizar este tipo de desplazamientos, «puesto que los riesgos ya señalados se incrementarían por la evidente ausencia de una mínima coordinación con las autoridades policiales», añaden en las misivas. «Además, para volar hace falta un documento oficial, como un pasaporte. Si estos viajeros lo tienen, se debería haber procedido a su deportación», señalan desde el sindicato.