Ana Belén Vázquez, tras ser llamada «chillona gallega» por un diputado de Vox: « Con esas palabras está descalificando a todos los gallegos»

La diputada ourensana se muestra orgullosa de ser gallega y de su acento gallego


Madrid | La Voz

La diputada Ana Belén Vázquez (Ourense, 1975) atiende la llamada de La Voz de Galicia desde su casa en Bande, donde llegó ayer a última hora de Madrid tras haber participado toda la semana en el debate y la votación de enmiendas de los Presupuestos. Algo más de cuatro horas y media de coche debido a las condiciones climáticas adversas en el tramo final de un trayecto de 494 kilómetros que, de las veces que lo ha recorrido, podría completar ya casi con los ojos cerrados. En ocasiones también viaja en avión, pero el aeropuerto más cercano, el de Vigo, tampoco está precisamente a la puerta de casa, por lo que el tiempo final de viaje acaba siendo muy similar al del coche. Además, desde la irrupción de la pandemia, la oferta de vuelos a Galicia se ha visto reducida de forma muy considerable. De todos modos, confía en poder dar pronto un respiro a su vehículo con la llegada definitiva del AVE.

Cuando mira por la ventana ve el paisaje completamente blanco por la nieve caída en los últimos días. «Es muy bonito», dice, «pero para la gente que se desplaza en coche, muy peligroso». Apunta que acaban de abrir la carretera tras un corte provocado por un accidente en O Alto do Vieiro, justo a las puertas del Parque do Xurés. 

-Ayer se convirtió en inesperada protagonista del debate en el Congreso , pero justo cuando el diputado de Vox José María Sánchez García se refirió a usted como «la chillona gallega», no estaba dentro del Hemiciclo.

 -Estaba atendiendo a una radio. Salí con el móvil al pasillo, porque no me gusta que se esté escuchando el ruido de fondo. En ese momento se estaba debatiendo la sección de la Casa Real de los Presupuestos, por lo que aún encima no tenía nada que ver con Interior, el área en la que soy portavoz del Grupo Popular. Me vienen a avisar que entre, que había un diputado que nos estaba atacando a mí y a Cuca (Gamarra, la portavoz del PP). No es la primera vez. Lo más asqueroso es que solo ataca a mujeres del PP. No sé a qué vino. La propia presidenta (Meritxell Batet) fue condescendiente en dejarme intervenir y defender mi honorabilidad. 

-Y esa coletilla de «gallega»...

-Por ser mujer y por ser gallega. Cantidad de veces me ridiculizan por mi acento, yo soy gallego hablante y no tengo nada de qué avergonzarme. En ningún lugar es una condición para ridiculizarme. Estoy muy orgullosa de ser gallega y de tener acento gallego. Con esas palabras está descalificando a todos los gallegos. Todos nos sentimos aludidos por esa descalificación. 

-¿Cree que este tipo de polémicas contribuyen a que Vox no tenga ni un solo concejal en Galicia? 

-Normal que no saque ni un concejal. ¿Quién puede votar a Vox en Galicia con el desprecio que nos hacen? Nos están ridiculizando. Creo que en parte respondió a esa concepción peyorativa de gallego que hubo hace años, ese señor de Vox es un viejo arcaico que se le ocurre decir esas tonterías. Trata de ofender a Galicia. Los gallegos somos muy listos y votan y defienden lo que quieren en libertad. La han cogido con Galicia, la han cogido con Feijoo. Su obsesión era sacarlo de la Xunta y no sacaron ni un diputado. 

-Hace un par de meses también alcanzó mucha notoriedad un cara a cara que tuvo en el Congreso con el ministro de su ramo, Fernando Grande-Marlaska. 

-Siempre defiendo con vehemencia y pasión a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Mis debates con Marlaska se hacen muy virales porque le digo a la cara cosas que les gustaría decir a muchos españoles. Marlaska me ha decepcionado por completo. Fue un juez de prestigio, ahora es un ministro desprestigiado por completo. Desde el 16 de septiembre, cuando Iglesias se refiere a Bildu como «socios preferentes», se dedicó a acercar a 51 presos de ETA, 30 de ellos por delitos de sangre. Marlaska es un fiel servidor de Sánchez en vez de ser ser un fiel servidor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Es de los ministros peor valorados. 

-Dice que es el que más le ha decepcionado, ¿pero lo considera el peor? 

-De ese Gobierno solo salvaría Margarita Robles. El resto, de verdad, están en estos momentos en otra situación distinta a la de intentar resolver los problemas de los españoles. Están cediendo en cosas que ningún Gobierno se atrevería a ceder. El Gobierno Frankenstein tiene 23 ministros frente a los 13 del Gobierno de Rajoy. En época de crisis, más de 27 millones de euros en asesores respecto al Gobierno de Rajoy. No están para resolver la peor crisis económica y sanitaria que ha vivido España, están para ayudar a sus amigos. 

-¿Qué le transmiten desde la Policía y la Guardia Civil? 

-Se sienten completamente abandonados. Por ejemplo, con la situación de Canarias, denuncian que no tienen medios, están luchando sin PCR y sin material de protección, y por otra parte ven cómo el señor Ábalos se va a hoteles de cinco estrellas, a lo más lujoso. Pablo Iglesias les ataca diciendo que no son esenciales, disfruta viendo cómo agreden a un policía, y Marlaska nunca dio la cara por ellos. En Cataluña los tienen marginados. Marlaska vetó una enmienda del PP en la que pedíamos un complemento para Cataluña. Vetan mi enmienda pero permiten que se tramite una con la que quitan 400 millones a la Policía y Guardia Civil para dárselos a los Mossos. Los cuarteles se caen a pedazos. 

-¿Qué opina del trato a Galicia en los Presupuestos?

-Me duele, porque nos reducen la aportación un 11%, en Ourense un 70%, mientras aumentan a Cataluña un 67%. Hemos presentado más de 300 enmiendas para Galicia y las han rechazado todas. Ahora veo cómo el BNG no votó los Presupuestos, pero tengo que recordarles por culpa de quién está Sánchez como presidente. Lo apoyaron en la investidura de forma decisiva. Son ellos los primeros culpables de que en Galicia seamos marginados. El maltrato a Galicia con los Presupuestos es evidente. Este señor (Sánchez) está comprando su sillón de presidente a cambio de marginar a Galicia y ceder para ayudar a Cataluña y al País Vasco. 

-¿Y con la llamada armonización fiscal que se plantea llevar a cabo el Ejecutivo?

-Los gallegos pagaremos de media 2.000 euros más. Entre todos los gallegos hay que pagarle la borrachera independentista al señor Rufián. 

-Iglesias se despidió el miércoles de la bancada de la oposición de la siguiente manera: «Tienen Gobierno socialcomunista para rato».

-El problema no es para el PP, el problema es para todos los españoles. Es incomprensible que con la crisis que está cayendo se le suba este mes la cuota a los autónomos, se les sube los impuestos a todos los españoles, porque suben los impuestos a los seguros, a los yogures, a los refrescos. ¿Quién no tiene seguros? ¿Quién no toma yogures? Dicen que solo a los ricos, pero es mentira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Ana Belén Vázquez, tras ser llamada «chillona gallega» por un diputado de Vox: « Con esas palabras está descalificando a todos los gallegos»