El CGPJ cumple mañana dos años en funciones con su renovación empantanada por el enfrentamiento entre Gobierno y oposición

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Reunión de Sánchez y Casado en el Congreso, en una imagen de archivo
Reunión de Sánchez y Casado en el Congreso, en una imagen de archivo EFE | Kiko Huesca

PSOE y Podemos quieren impedir a los vocales hacer nombramientos tras cuestionar Europa su proyecto inicial de reforma

03 dic 2020 . Actualizado a las 14:06 h.

Los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cumplen mañana 4 de diciembre dos años en funciones con su renovación totalmente empantanada por el clima político de enfrentamiento entre el Gobierno de coalición y el principal partido de la oposición, lo que se traduce en la imposibilidad de los grupos parlamentarios del PSOE y el PP en el Congreso para pactar los nombres que deben formar parte de este órgano para los próximos cinco años.

Pese a que hace unas semanas se hablaba de la posibilidad de un desbloqueo de la situación alrededor del día de la Constitución -coincidente en fechas con el segundo aniversario del término de los mandatos de los actuales vocales-, lo cierto es que la situación no ha hecho más que complicarse.

El pasado lunes, el propio ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, anunció en los Desayunos de Europa Press que el acuerdo ya existía y únicamente faltaba hacerlo público, algo que fue tajantemente negado casi al momento desde las filas populares.

A esta situación se ha unido el anuncio este jueves de una Proposición de Ley de PSOE y Unidas Podemos para evitar que un órgano de gobierno de los jueces en funciones no pueda realizar nombramientos clave, una propuesta que no ha sido buen bien recibida en el propio Consejo al optarse por un trámite parlamentario que, si bien es legal, permite evitar que este órgano consultivo emita su preceptivo informe sobre la reforma planteada.

La propuesta parece ser una salida «in extremis» a la situación creada tras la paralización del trámite parlamentario de la reforma inicial de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) presentada a instancias del Gobierno de coalición -para rebajar la mayoría necesaria para nombrar a los vocales-- que ha sido fuertemente cuestionada tanto por la oposición, que la tilda de inconstitucional, como por diversos órganos europeos.

Además, la posibilidad de que PSOE y PP lleguen a un acuerdo depende cada día más de las discrepancias entre las partes derivadas del actual «escenario político», lo que podría incluso alejar la posibilidad de una solución hasta después de las elecciones autonómicas catalanas, fijadas para el próximo 14 de febrero.

Esta situación parece contrastar con el estado real de las negociaciones concretas sobre la renovación, que no parece haber variado desde el pasado verano, cuando PSOE y PP prácticamente cerraron un acuerdo en el que cada uno de ellos aceptaba designar a diez de los veinte vocales del órgano de gobierno de los jueces. Ello, con independencia de que parte de la cuota del PSOE fuera cedida a designados por Podemos.

El consenso alcanzaba no solo a los doce vocales de origen judicial -designados por mayoría cualificada en las Cámaras entre un listado que aportan asociaciones judiciales y magistrados avalados por sus compañeros-- sino también a los ocho que deben elegirse entre juristas de reconocido prestigio.